Unas flores muertas permiten ver a Kosmo, quien murió a los 18 años.

La tumba de Kosmo, un perro que falleció el pasado 17 de enero a los 18 años, cuenta con una increíble ilusión óptica con la que los usuarios creen ver al propio animal.

Sí, unas flores muertas acomodadas de tal manera dejan ver al can parado justo en su nicho, ubicado en Maine, Estados Unidos. “La mejor mascota en todo el mundo entero”, se lee en su tumba.

Fue un ciclista quien lo notó y no dudó en compartirlo en redes sociales, donde los usuarios se mostraron impresionados.

“Descansa en paz, Kosmo. No te conocí, pero has hecho mi día un poco más interesante“, concluyó el hombre.

Texto publicado originalmente por: SDP Noticias