Omar Sánchez

La administración que encabeza la presidenta municipal, Hermelinda Macoto Chapuli, no podrá entregar antes del 15 de octubre -cuando concluya su periodo- el primer Atlas de Riesgos de Coronango, mismo que gestionó a finales de 2016 ante la Secretaría de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), con un presupuesto de dos millones de pesos. Indicó que, por tiempos, como el de la publicación del documento, mismo que tendrá que ser enviado al Congreso del Estado, para, posteriormente, su circulación en el Periódico Oficial del Estado, impiden que, en menos de dos meses que restan de su administración, presente el primer Atlas de Riesgos de Coronango. “En el caso del Atlas de Riesgos, fue un recurso que su servidora consiguió ante la Sedatu Federal y se está haciendo el proyecto como tal”, dijo Macoto Chapuli. Cabe señalar que, con anterioridad, explicó que el documento citado proporcionará una radiografía exacta de las posibles eventualidades geológicas, hidrometeorológicas, químicas, sanitarias, ecológicas, económicas o sociales que pudieran desarrollarse en el municipio de Coronango. Ante esto, Macoto Chapuli mencionó que, probablemente, tocará a la administración entrante, la cual encabezará el edil electo de Morena, Antonio Teutli Cuautle, presentar el Atlas de Riesgos. “Por tiempos, por la publicación, por mandarla al Congreso y después en el Periódico Oficial del Estado, quizás sea hasta que ellos entren, es un trabajo que nosotros hicimos”, subrayó Macoto Chapuli. En ese tenor, enlistó que los riesgos principales que han detectado en esta jurisdicción, independientemente del paso del oleoducto de Petróleos Mexicanos (Pemex), es una enorme falla geológica que atraviesa la junta auxiliar de San Francisco Ocotlán y que concluye por la zona de la autopista México-Puebla, en la que algunos vecinos han reubicado sus viviendas. Finalmente, ejemplificó que, por no contar con este importante documento, pasadas administraciones permitieron la construcción del fraccionamiento Misiones de San Francisco, el cual se ubica en una zona de inundación, así como algunas escuelas.