Se desconoce si las autoridades decidirán rescatar el aparato del fondo del mar

AFP

Los familiares de los 44 tripulantes del submarino San Juan, de la Marina de guerra argentina desaparecido hace un año en el Atlántico sur, esperan este sábado en medio de la conmoción saber si las autoridades intentarán rescatar el aparato, que implosionó. Recluidos entre una base militar y un hotel en Mar del Plata (400 kms al sur de Buenos Aires), los familiares, muy afectados con la confirmación de la muerte de los marinos, pudieron ver tres fotos del submarino que fueron tomadas por un robot del buque de búsqueda de la empresa estadounidense Ocean Infinity. “El submarino sufrió una implosión. Se lo ve completo, pero obviamente implosionado”, dijo Gabriel Attis, jefe de la base naval de Mar del Plata, tras reunirse con un grupo de familiares a los que mostró tres fotos del submarino.

El ARA San Juan fue ubicado el viernes a más de 800 metros de profundidad en una hondonada en el Atlántico sur, precisó Attis. Se desconoce si las autoridades decidirán rescatar el aparato del fondo del mar. “Estamos todos destruidos” Antes de anunciar públicamente el hallazgo, las autoridades habían advertido a los familiares de los tripulantes que estos habían fallecido a bordo. “Estamos todos destruidos acá”, dijo Yolanda Mendiola, madre del cabo primero Leandro Cisneros, quien tenía 28 años al momento de la desaparición del submarino. “Ahora queremos saber qué pasó. Hubo fallas, seguro. La justicia tiene que investigar. Si hay culpables, que sean castigados. ¿Se imagina? Son 44 chicos, cuando se subieron a ese submarino estaban vivos”, añadió.

200 AÑOS DEL CHILE EN NOGADA