Tres policías investigadores de la fiscalía del estado mexicano de Puebla (centro) fueron hallados sin vida este jueves en una zona duramente golpeada por la violencia del narcotráfico, informaron autoridades locales.

Los tres elementos, que realizaban una investigación sobre la cual las autoridades no brindaron detalles, habían sido secuestrados horas antes en Atzizintla, Puebla, a unos 230 kilómetros de Ciudad de México.

Después de haber sido plagiados, los tres policías fueron asesinados en la localidad de San José Cuyachapa, en Puebla, informó un comunicado de la fiscalía de la región vecina de Veracruz (este).

En el municipio de Maltrata, Veracruz, a unos 40 kilómetros del lugar de la desaparición, fue localizada una camioneta con los “tres cuerpos” ocultos entre plantas secas de maíz y que corresponden a los policías secuestrados, añadió el comunicado.

Desde hace unos años la zona limítrofe entre Puebla y Veracruz se ha convertido en escenario permanente de hechos violentos ligados al narcotráfico.

Desde diciembre de 2006, cuando el gobierno mexicano lanzó un operativo militar antidrogas, suman más de 177.000 muertes violentas, según cifras oficiales que no detallan cuáles de estos casos están ligados al crimen organizado.

 

 

Texto publicado originalmente en: Jornada UNAM