Marco Escamilla C. / @Marcoaec73

El Ballet Nacional de España llegó a nuestra ciudad con su pieza denominada “Invocación”, el pasado domingo en el Auditorio Metropolitano, y, con su show, transportó a los asistentes a la gran cultura española que compartió en esta ocasión a través del baile y la música.

La sesión daba inicio en un escenario entre las sombras y las penumbras, en donde 40 bailarines llegaban a escena acompañados de castañuelas y enfundados en un vestuario que automáticamente nos recordaba la esencia española, las damas con capa y falda con holanes y los varones con un traje estilo torero, ambos en tonos rojizos oscuros.

La sesión continuaba y durante un show dividido en dos partes, en cada pieza se pudo disfrutar de la esencia flamenca española, espíritu que invadió el auditorio y fue inevitable escuchar algunos “Olé” entre el público entusiasta.

Con cerca de dos horas de presentación, Rubén Olmo presentó esta gran pieza de ballet, la cual realizó paradas en múltiples ciudades de nuestro país y con la cual además se recordó a Mario Maya, bailarín y coreógrafo que lamentablemente dejó este plano en 2008.

Cabe destacar que “Invocación” continuará algunos días en nuestro país, siendo las presentaciones correspondientes a los días 28, 29, 30 y 31 de julio y 07 de agosto en el Palacio de Bellas Artes, CDMX, las que coronen esta espectacular gira.