El titular del Instituto Nacional para Devolver al Pueblo lo Robado, dijo que “aún no se puede vender” el inmueble

El inmueble que le fue incautado al ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya, está siendo evaluado por el gobierno mexicano para poder ser subastado. Como parte de una investigación de la Fiscalía General de la República (FGR) que derivó en una orden de aprehensión contra el ex funcionario por lavado de dinero, las autoridades catearon y aseguraron el inmueble a finales de mayo. “Hasta donde sé, el valor de la casa es de unos 30 millones de pesos, faltaría un proceso de evaluación por parte interna de nosotros para dar certeza de que el precio inicial sea correcto”, explicó el titular del Instituto Nacional para Devolver al Pueblo lo Robado, Ricardo Rodríguez Vargas. “La FGR está declarando el abandono de la casa de Lozoya, pero el abandono tarda como 9o días, que son como tres meses, se está trabajando en que sea declarada así y se pueda incautar”, añadió. La casa, en el número 20 de la calle Ladera, en la colonia Lomas de Bezares, está ubicada en un lujoso y exclusivo barrio en la alcaldía de Miguel Hidalgo, en el oeste de Miguel Hidalgo; fue uno de los inmuebles cateados a finales de mayo, cuando la FGR emitió la orden de aprehensión contra Lozoya. De acuerdo con la FGR, el ex funcionario del gabinete de Enrique Peña Nieto (2012- 2018) es buscando por el delito de uso de fondos a través del sistema financiero de carácter ilícito para beneficio propio o de terceros. Rodríguez Vargas, por su parte, confirmó que “todavía no se puede vender” el inmueble, pero que el procedimiento “va a ser muy rápido”. Desde mediados de junio, Lozoya, a través de su abogado, Javier Coello, interpuso un amparo para poder recuperar el inmueble. Coello también confirmó hace un par de semanas que la FGR había girado una orden de aprehensión contra la madre, hermana y esposa de Lozoya. Las personas antes señaladas cuentan con Ficha Roja de Interpol.