La actriz, Kate del Castillo dijo el lunes que su participación en la entrevista de Sean Penn con el capo de la droga Joaquín “El Chapo” Guzmán le ha costado oportunidades de trabajo como actriz y que el gobierno “machista” de encabezado por Enrique Peña Nieto, la persigue sólo por el hecho de ser mujer.

“Yo no he hecho nada malo. Probablemente fue un poquito arriesgado, puede que haya gustado o no, pero no fue ilegal”, afirmó. “¿Por qué soy la única persona que está siendo perseguida? Porque soy mujer. Si fuera hombre esto nunca hubiera ocurrido. Lo entiendo. Especialmente en México, somos muy machistas”, indicó. 

La actriz  no puede grabar en México, debido a que teme ser detenida por enfrentar cargos de “obstrucción de la justicia y lavado de dinero”. Esto ha retrasado los trabajos de su serie más reciente “Ingobernable”, al ser indispensable tener una doble que le haga las escenas, situación que impide la interacción con sus compañeros de trabajo. “No ha sido un buen año”, expresó en inglés. “No pude trabajar porque la gente no me quería, porque tenían miedo”.

Las declaraciones de Kate del Castillo, surgieron en una entrevista en un hotel de Miami con Jennifer Kay, reportera de la agencia informativa AP.

Los problemas comenzaron para Kate,  cuando en 2015, se reunió con el narcotraficante, Joaquín “El Chapo” Guzmás, el líder del Cártel de Sinaloa, quien se encontraba prófugo tras fugarse por segunda vez de una prisión mexicana.

 

Texto publicado originalmente en: Regeneración