La administración priista del gobernador de Hidalgo, Omar Fayad Meneses, fue acusada este lunes de falsificar el dictamen de la Ley de Ingresos 2017 aprobado por el Congreso de dicho estado para poder incrementar el Impuesto sobre la Nómina (ISN).

El golpe lo resentirán pequeñas y medianas empresas pues, como señala Animal Político, una empresa que erogaba hasta 500 mil pesos en salarios, pagaba 0.5% de ISN; medio centavo por cada peso de salario otorgado a sus trabajadores. Con el nuevo impuesto ilegítimo ahora tendrá que pagar tres centavos.

El impuesto aumentaría de manera gradual durante los próximos cinco años, pero el gobierno de Fayad alteró el Periódico Oficial del Estado (POE) para poder validar un incremento del 3%.

En dicha falsificación se alteraron y omitieron 12 artículos que daban incentivos a los empleadores y aplicaban un incremento gradual del ISN.

A partir de este mes las empresas y patrones de Hidalgo deberán pagar 3% de impuesto por cada peso que paguen a sus empleados. De esta manera, la entidad se coloca entre los diez estados que cobran el mayor impuesto por ofrecer un trabajo.

Hasta diciembre una empresa que pagaba 500 mil pesos de nómina abonaba dos mil 500 pesos mensuales adicionales a todos los cargos e imposiciones fiscales por dar empleo. Ahora, mensualmente pagarán 15 mil pesos, lo que representa 195 mil pesos anuales (incluyendo el impuesto por 15 días de aguinaldo).

Al saberse esto, las cámaras empresariales de Hidalgo se reunieron con los secretarios de Finanzas, Jessica Blancas, y de Economía, José Luis Romo, para pedir que el aumento al impuesto se revirtiera, o se aplazara.

 

 

Texto publicado originalmente en: Regeneración