Monarcas Morelia, siguiente rival de los lobeznos

Por: Ada de los deportes / @AXanat83

Fotos: Cortesía

Tanto en las tribunas como en la cancha, se vivió un gélido partido entre universitarios en la “guarida del lobo” entre los Lobos de la BUAP y los Tigres de la UANL, que se quedaron esperando al “invitado especial”: el gol, mismo que nunca llegó.

Primeros 45 minutos. Transcurrieron sin mucha emoción en ninguna de las dos porterías, aunque se dieron pocas llegadas en ambos arcos.

Minuto 9. Jhon Cortez llegó con peligro a la portería de Nahuel Guzmán, tras gran servicio de Julian Quiñones que desvió el meta felino.

Después, al minuto 10 los licántropos volvieron a acercarse a zona regia, ahora por parte de Irven Ávila disparando a meta, pero el “Patón” alejó el peligro.

Fue hasta los 17 minutos que los comandados por Ricardo “Tuca” Ferretti se acercaron a los terrenos poblanos, pero la redonda sólo se paseó por los linderos del área.

Alberto Acosta tomó la de gajos buscando hacer peligro, pero disparó por encima de la cabaña poblana, jugada que sería la última de la primera mitad, antes de decretar el medio tiempo.

Segundos 45 minutos. Para el 61’ Cortez hizo que la zaga regiomontana se estremeciera con su disparo peligroso, que leyó y resolvió correctamente el cancerbero visitante.

Fue el peruano Ávila quien estuvo cerca de inaugurar la pizarra, pero su disparo pegó en las redes, por la parte de afuera.

Después, otro intento más por parte de la manada poblana ahogó el grito de gol en la BUAP, luego de que Jerónimo Amione disparó muy cruzado por encima del travesaño.

En la última parte del cotejo, los de Monterrey querían despertar con disparos de Eduardo Vargas y de Enner Valencia, quienes no supieron aprovechar sus intentos.

Una llegada más se generaría al final del cotejo, que no rompió el “par de roscas” en la pizarra.

Con este resultado, los licántropos llegan a 5 unidades, mismas que buscarán aumentar el próximo viernes en casa de los purépechas, Monarcas Morelia.