Sus investigaciones echan por tierra la versión oficial sobre la desaparición

Infobae

El Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) contestó a las declaraciones del presidente de México, Enrique Peña Nieto, quien esta semana ha señalado en distintas ocasiones que está convencido de que los 43 normalistas de Ayotzinapa, desaparecidos hace casi cuatro años fueron incinerados en el basurero del municipio de Cocula, en el estado de Guerrero. “El EAAF expresa respetuosamente que en 18 meses de recolección y examen multidisciplinario de la evidencia física proveniente del Basurero de Cocula no se encontraron elementos científicos objetivos que sustenten la incineración de 43 cuerpos en la noche del 26 al 27 de septiembre del 2014 en ese lugar”, expresó a través de comunicado. Primero lo había dicho en distintas entrevistas, pero el miércoles, Peña Nieto inició una controversia luego de que en un mensaje previo a la entrega de su último Informe de Gobierno asegurara que “había evidencias claras y contundentes de que lamentablemente los 43 jóvenes habían sido incinerados por un grupo delincuencial (…) Con el dolor que causa y con lo que significa la pena para los padres de familia, yo estoy en la convicción de que lamentablemente pasó justamente lo que la investigación arrojó”. Después de la difusión del mensaje, organizaciones como Amnistía Internacional y el mexicano Centro Prodh, que ha tomado el caso de los normalistas, acusaron al mandatario de querer ocultar la verdad sobre el paradero de los estudiantes.

Los estudiantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos desaparecieron luego de haber sido detenidos por policías municipales de Iguala tras el secuestro de cinco autobuses, uno de los cuales presuntamente estaba cargado con droga que tenía como destino la ciudad de Chicago.

POLICÍAS MUNICIPALES LOS HABRÍAN ENTREGADO A UN GRUPO CRIMINAL

Amnistía Internacional acusó a Peña Nieto de insistir en ocultar la verdad sobre los 43 estudiantes, que para esta organización es un caso de desaparición forzada. “Es una muestra más de la decisión política del gobierno del presidente Peña Nieto de invertir todos los recursos disponibles para ocultar los hechos en vez de garantizar verdad, justicia y reparación para las víctimas y sus familias”, dijo Erika Guevara Rosas, directora para las Américas de AI. En tanto, la organización mexicana acusó al gobierno de intentar frenar la creación de una Comisión de Investigación para la Verdad y la Justicia. El EAAF “se expresa a favor de que la investigación sobre los 43 normalistas desaparecidos se amplíe para que se les pueda dar una respuesta certera sobre lo ocurrido con sus hijos a los padres de los estudiantes”. Durante las investigaciones, el papel de los forenses argentinos fue determinante para echar por tierra la versión oficial sobre la desaparición de los jóvenes, conocida como “la verdad histórica”.