La Jornada

El segundo funcionario del Fondo Monetario Internacional pidió el martes a los países que pasen de salvar sus economías del colapso a reactivar reformas políticas orientadas al crecimiento para impulsar sus perspectivas de recuperación y hacerlas más sostenibles.

El primer subdirector gerente del FMI, Geoffrey Okamoto, sostuvo en una publicación de blog en el sitio web del FMI que la pandemia de Covid-19 retrasó y revirtió algunas reformas a favor del crecimiento y restaurarlas puede ayudar a compensar la pérdida de producción durante la pandemia.

Reformas que permitan reestructuraciones más rápidas y resolver negocios y políticas laborales inviables para capacitar a los trabajadores y alinearlos con las vacantes pueden ayudar a trasladar a los trabajadores y al capital a partes más prometedoras y dinámicas de la economía, afirmó el funcionario.

Los marcos de políticas de competencia mejorados, como los que se debaten en Europa y Estados Unidos, pueden reducir la concentración del poder de mercado entre unas pocas empresas y crear una competencia e innovación más dinámicas.

“Aprovechar este momento para algunas de estas difíciles reformas significa que el estímulo monetario y fiscal que aún fluye servirá como un trampolín hacia un futuro más brillante y sostenible en lugar de una muleta para una versión más débil de la economía anterior al Covid-19”, declaró Okamoto.

“Aprovechar la oportunidad podría generar años de sólido crecimiento y progreso en los niveles de vida posteriores al Covid-19”.

Geoffrey Okamoto externó en una publicación en el blog del sitio web del FMI que la pandemia del Covid-19 retrasó y revirtió algunas reformas a favor del crecimiento, y restaurarlas puede ayudar a compensar la pérdida de producción que se presentó durante la pandemia.

 

Vacunan a la economía

 

En días recientes, el directorio ejecutivo del FMI anunció que respaldaba la propuesta de la directora gerente de la institución, Kristalina Georgieva, para inyectar 650,000 millones de dólares a la economía global por medio de Derechos Especiales de Giro (DEG).

Se trata de la mayor asignación en la historia de la entidad y fue planeada para reforzar sus reservas de cara a abordar los problemas de la recuperación económica tras la crisis provocada por el Covid-19.

Tras el visto bueno del directorio, Georgieva confirmó que presentará dicha propuesta a la Junta de Gobernadores del FMI para su examen y aprobación, señalando que la expectativa de la institución es que, una vez aprobada, la asignación de DEG se lleve a cabo para finales de agosto.

“Esta es una inyección de ánimo para el mundo”, comentó Georgieva, para quien la nueva asignación reforzará la liquidez y las reservas de todos los países miembros del FMI, además, afianzará la confianza y promoverá la resiliencia y la estabilidad de la economía mundial.

“Ayudará a todos los países miembros del FMI, particularmente los vulnerables”, dijo la directora de la institución.

 

La fuerza laboral global informal, nuevo libro del FMI

 

El nuevo libro del FMI, titulado “La fuerza de trabajo informal global: prioridades para un crecimiento inclusivo”, que se presentará en el evento, ofrece una mirada oportuna y fresca a la economía informal en todo el mundo y su impacto en los resultados macroeconómicos y de desarrollo, analizando el interacciones entre informalidad y mercados laborales y de productos, igualdad de género, instituciones y resultados fiscales, protección social e inclusión financiera.

El libro arroja nueva luz sobre la economía informal al analizar con más detalle cómo medir la informalidad, analizar sus impulsores y consecuencias económicas y discutir posibles respuestas políticas. Un mensaje clave es que el desarrollo sostenible e inclusivo requiere una reducción de la informalidad a lo largo del tiempo, pero este proceso será inevitablemente gradual porque el sector informal es actualmente la única fuente de ingresos viable para miles de millones de personas.

Más del 60 por ciento de la fuerza laboral adulta del mundo, o alrededor de 2 mil millones de trabajadores, opera en la economía informal. La pandemia de COVID-19 ha golpeado duramente a los trabajadores informales y a las empresas, particularmente en los países en desarrollo donde grandes segmentos de la población no están cubiertos por los esquemas de protección social existentes y brindarles un mejor acceso a oportunidades y mejores condiciones de trabajo se ha convertido en una prioridad aún más urgente.

 

La publicación despejará dudas sobre:

  • ¿Qué es exactamente la economía informal y cuán grande y diversa es dentro y entre países?
  • ¿Cuáles son las consecuencias de trabajar en la economía informal para los trabajadores y sus familias?
  • ¿Cuál ha sido el impacto de la pandemia de Covid-19 en los trabajadores informales y las empresas, y qué respuestas de política serán más efectivas para abordar los problemas que han surgido?
  • ¿Cómo se relaciona la informalidad con el crecimiento y la desigualdad, incluida la desigualdad de género?
  • ¿Qué pueden hacer los responsables de la formulación de políticas para facilitar la formalización gradual de la economía y promover un crecimiento más resiliente e inclusivo?