Por: Eduardo Sánchez

La falta de capacitación y conocimientos del personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) ha provocado que los casos de feminicidios en Puebla no agilicen sus procesos, lo que conlleva a una impunidad, misma que podría durar varios años. En voz de la catedrática de la BUAP y del Instituto de Administración Pública de Puebla (IAP), Fabiola Esquivel Alcántara, el retraso en los procesos penales para esclarecer casos de feminicidio recae directamente en las propias fiscalías, esto, al carecer de personal calificado para la correcta integración de las carpetas de investigación. Un claro ejemplo de la falta de conocimientos de peritos de los Ministerios Públicos, está en un caso reciente, como lo es el de Mara Castillo, en el cual se ha logrado conceder un amparo para su supuesto agresor, Ricardo Alexis, luego de que se declarara como ilegal la detención por el delito de privación de la libertad.

Aunque esto no concede la libertad a Ricardo -pues aún enfrenta cargos por el delito de feminicidio-, el abogado del acusado, Francisco Hernández, declaró en entrevista para Exclusivas Puebla que este amparo es un gran avance en el caso, debido al mal procedimiento de la Fiscalía para formular las imputaciones. Fabiola Esquivel agregó que, aunado a la falta de conocimientos de los servidores públicos, también se encuentra la falta de interés del propio Gobierno del Estado para priorizar capacitaciones, así como sancionar a los visores públicos por incumplimiento de su deber. Finalmente, puntualizó que existen otros aspectos a considerar como la corrupción y el desvío de recursos que se dan en las dependencias estatales, “Hay casos que llevan años sin ser resueltos. Sólo vea los casos que se documentan en los medios y cuántos han obtenido una sentencia. Obviamente esto es como consecuencia de las propias fiscalías, las cuales carecen de personal capacitado”, declaró en entrevista.

Fiscalía omite casos

En Puebla, el Observatorio Ciudadano de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr), ha reportado que, durante enero, se registraron un total de 13 feminicidios. En contraste, la Fiscalía General del Estado sólo ha reportado un caso. Mariel Guzmán, del Observatorio, declaró que los casos han ido en aumento durante los últimos años, pues en enero de 2013 se registraron tres casos, para 2017 se reportaron siete, y en 2018, 11. De acuerdo con el Código Penal del Estado de Puebla, para que un caso de feminicidio pueda ser calificado como tal, se deben cumplir ciertas características, tales como la existencia de antecedentes de violencia en el matrimonio o noviazgo o que el cuerpo sea expuesto en un lugar público.

 

 

Las características son:

Odio a las mujeres.

Celos extremos.

Cuando haya lesiones previas o posteriores, aquí entra violencia sexual, actos de necrofilia, tratos inhumanos o degradantes.

Que existan antecedentes de violencia familiar, laboral, escolar.

Que existan antecedentes de violencia en el matrimonio o noviazgo.

Que existan datos de amenazas.

Que la víctima haya sido incomunicada todo el tiempo.

Que el cuerpo sea expuesto en un lugar público.

 

La sanción es:

De 40 a 60 años de prisión y una multa que va de 500 a mil días de salario. Haciendo un recuento de los hechos, en el primer bimestre del año hay un total de 21 muertas, dos menores de edad, de 11 y 17 años, mientras que el resto va de los 23 a los 77 años. En comparación con el año pasado, en esta misma fecha iban un total de 16 asesinadas, lo que indica que hay un incremento de cinco en el número de casos. 2017 cerró con un total de 100 feminicidios. Las féminas que han sido asesinadas, están en edad laboral y escolar, aunque la mayoría de ellas se dedicaban a trabajar y a las labores del hogar.