Filomeno y otros hermanos suyos aún tienen cuentas pendientes con la Auditoría Superior del Estado

Redacción

El Ayuntamiento de Cuautlancingo se convirtió en un feudo de la familia Sarmiento Torres, durante el gobierno del panista Félix Casiano, quien tuvo como funcionarios y aviadores a varios parientes de este clan.

Sin embargo, no hay que olvidar que Filomeno y otros hermanos suyos aún tienen cuentas pendientes con la Auditoría Superior del Estado (ASE), que llevó a cabo un procedimiento de responsabilidad administrativa, derivado de su anterior gestión municipal; y sus dos hermanos—Edith y Carlos— por cobrar salarios en la actual administración, pero sin devengarlos.

Estos últimos, según una revisión a la cuenta pública del ejercicio 2014-2015 de Cuautlancingo, fueron motivo de observaciones y emplazados a reintegrar a las arcas municipales unos 250 mil pesos.

En las observaciones contables se requería a Edith Sarmiento Torres la suma de 74 mil 240 pesos por concepto de salarios, y a su hermano Carlos 146 mil 325 pesos por salarios, aguinaldo y bonos cobrados en ese ejercicio.

Ambos eran subordinados de otro destacado miembro del clan Sarmiento Torres, el tesorero municipal, Jaime, de los mismos apellidos.

En aquel entonces, la ASE instruyó al contralor municipal a actuar en consecuencia, y al tesorero le dijo que en términos del Artículo 50 de la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos, en sus fracciones XIII y XVII, debió “Abstenerse de intervenir o participar en la selección, nombramiento, designación, contratación, promoción, suspensión, remoción, cese o sanción de cualquier servidor público, cuando tenga interés personal, familiar o de negocios en el caso, o pueda derivar alguna ventaja o beneficio para él o para las personas a que se refiere la fracción XIII».

Carlos Sarmiento era responsable del área de compras, del reparto de vales de gasolina y de la contratación de talleres y proveedores, entre ellos la “Llantera San Juan”, ubicada en Avenida Revolución y Calle Uranga, y que es propiedad de otro prominente miembro del clan.

200 AÑOS DEL CHILE EN NOGADA