Por: Eduardo Sánchez

De acuerdo con expertos, la creencia de los políticos acerca de que el número de seguidores en sus campañas digitales se convertirán en votos, es un error que podría hacerles perder fuerza durante el presente periodo electoral. En la pasada edición, Exclusivas Puebla reveló que el candidato a la gubernatura de Puebla con el mayor número de seguidores, tanto en Facebook como en Twitter, es Miguel Barbosa, mientras que Michael Chaín, del Partido Verde Ecologista, y Alejandro Romero Carreto, de Nueva Alianza, se mantienen sin peso en la red. Ante esto, Fernando Ortega Content, manager y planificador de estrategias de campaña, declaró en entrevista exclusiva que las campañas digitales de los actuales aspirantes a la gubernatura carecen de una correcta transmisión de los mensajes, lo cual, afecta la percepción de la ciudadanía. Fernando Ortega reveló que uno de los principales errores que tienen las campañas es creer que el número de seguidores se van a convertir en votos, como es el caso de Morena, así también, se carece de un estudio que analice cuáles son los “followers” que realmente sirven, porque las interacciones tampoco son factor decisivo para decir que un político está ganando relevancia. Esto, debido a las prácticas desleales que han sonado en múltiples ocasiones, como lo es la utilización de bots.

Asimismo, señaló que es absurdo que los candidatos pidan que no existan campañas negras cuando la utilización de estas herramientas es visible a simple vista al momento de generar polémicas contra sus adversarios. Cómo encaminar las acciones a una correcta campaña De acuerdo con Ortega, el correcto uso que los candidatos deben de darle a las redes sociales para comenzar a ganar seguidores, es la de un medio de comunicación, con el fin de difundir los mensajes y propuestas que lleven un claro mensaje a la ciudadanía. En un estudio realizado por la Asociación de Internautas, se informó que seis de cada 10 mexicanos -que son usuarios de la red-, están interesados en el proceso electoral y los seguirán de manera digital. De ese sector, el 80 por ciento tendrá como primera y más confiable fuente las redes sociales. Motivo por el cual, los candidatos deben tener una estrategia clara y dejar de usar las redes como un perfil personal donde se comparten opiniones y actos de campaña sin incluir propuestas concretas. Aunado a esto, el material audiovisual que más se encuentra en las páginas de los candidatos a la gubernatura son imágenes que, de acuerdo con Fernando Ortega, está mal, pues sólo tratan de demostrar cercanía con la gente, sin evidenciar el diálogo que sería más beneficioso a la hora de conectar con potenciales seguidores y votos.

De manera general, señaló que la campaña que más ventaja puede tener hasta el momento es la de Martha Érika Alonso, debido a que hay una planificación estratégica sobre cada post que mandan, aunque no cumple con los pará- metros mencionados para conectar con los poblanos. En contraparte, los candidatos que se mantienen ausentes hasta el momento demuestran cierto rezago, pero no se puede asegurar que sea un factor decisivo, debido a que, con base en su ausencia, su planificación podría ser distinta a la ejercida por los principales contendientes. Finalmente, agregó que las campañas en redes deben ser congruentes con la personalidad del político, y en Puebla, se carece de un candidato que se muestre auténtico, debido a que sólo tratan de aparentar que pueden hacerlo, como es el caso del priista Enrique Doger, a quien le pesa un historial de corrupción.