Eduardo Romero

Ayer falleció La Reina del Soul, quien fue hospitalizada el pasado martes. Aretha Franklin llegó al mundo en Memphis, en 1942, creció en el seno de una familia religiosa, cuya madre era cantante de gospel. Desde aquel momento, su casa era punto de reunión para distintos miembros de la talla de Martin Luther King, quien frecuentaba el lugar. Desde sus inicios, decidió tomar voz por todas las mujeres, incluso, muchas veces fue señalada por no casarse con el padre de sus hijos: Ted, Kecalf, Clarence y Edward. En 1961, Aretha logra firmar contrato con la disquera Columbia Records, sin embargo, por ideologías distintas y por falta de compromiso se sale e inicia con Atlantic, en donde su carrera despegó, pero fue con el lanzamiento de “Respect”, segundo sencillo extraído del álbum I Never Loved a Man the Way I Love You, que cambió la historia. La exponente de la música logró ganar un Grammy en 1967, y derivado de sus éxitos, logró llamar la atención con distintas personas del sector comunicativo, ya que hasta la revista Time la colocó como portada de la misma. Desde ese entonces, muchas mujeres lograron identificarse con la misma por ser mujer y conseguir todo lo que se propuso.