Médicos japoneses exigen la cancelación del torneo olímpico debido a la pandemia que azota al mundo ya que podría agravarse

 

Odemaris González

 

Una asociación japonesa de médicos solicitó ayer, martes, que se cancelen los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, dando como argumento que esto puede agravar más la situación sanitaria que ya tiene el país y tener una ola más de Covid-19. 

Publicaron en su sitio de internet, que agrupa a 6 mil practicantes médicos, un comunicado en donde declaran lo siguiente: “Pensamos que anular un evento que tiene el potencial de incrementar el número de infecciones y de muertes es la buena decisión”.

Apuntan que los lugares de camas que hay en los hospitales para los atletas no pertenecerían a la Carta Olímpica, interpusieron una orden hacia el gobierno japonés, la ciudad de Tokio y los organizadores de los Juegos Olímpicos para la cancelación del evento al Comité Olímpico Internacional (COI).

La semana pasada, el sindicado de médicos hospitalarios japoneses había escatimado como “imposible” la realización de los Juegos Olímpicos con seguridad y “en un momento en que la gente en el mundo entero lucha contra el nuevo coronavirus”.

Con 66 días restantes para la realización del evento, en un previo al 23 de julio al 8 de agosto, después de un año de retraso a causa de la pandemia mundial; los japoneses están a favor de una prórroga más o su anulación, dado las respuestas de los sondeos realizados.

Sin embargo, los organizadores del evento no se detienen en repetir las medidas antivirus muy estrictas y el que no habrá espectadores extranjeros, con los que podrán realizarse los Juegos Olímpicos “en total seguridad”.

La organización de Tokio 2020 comentó haber admitido 295 candidaturas de parte de médicos del deporte, voluntarios, la cifra es el doble de candidatos esperados, ya que a finales de abril habían solicitado 500 enfermeros japoneses para el evento; siendo esto un incentivo para que comenzaras las críticas en Japón.

Japón tiene un aumento de casos de Covid-19, lo que hizo a las autoridades niponas extender el estado de urgencia hasta el 31 de mayo de 2021; en comparación con otros países, con sólo 11 mil 500 muertes, contadas desde 2020.El gobierno nipón, también ha tenido críticas debido a la lentitud de su programa de vacunación, con un 1% de población recibiendo la dosis de Pfizer/BioNTech, siendo la única con autorización en el país.