El partido entre Puebla y Cruz Azul despertó gran interés en las tribunas del Estadio Cuauhtémoc, a tal grado que elementos de seguridad tuvieron que contener el ingreso de un grupo de aficionados utilizando gas pimienta, que incluso llegó a la zona de prensa.

El evidente sobrecupo en la parte baja del inmueble mundialista forzó el cierre de uno de los accesos, pero hubo quienes golpearon las puertas para exigir su entrada para presenciar el partido entre Camoteros y la Máquina; ante la insistencia, se tomaron medidas de seguridad.

Los guardias arrojaron el gas para dispersar a quienes amenazaban con dar un ‘portazo’, pero el humo se dispersó entre los representantes de medios de comunicación y familias con niños, quienes también resultaron afectados.

La reportera de ESPN, Katia Castorena, envió tuits al respecto. Algunos aficionados sí lograron entrar: