No se pedirá a las personas de la comunidad lésbico-gay, tratamientos quirúrgicos o de terapias para proceder con la solicitud de nuevos documentos, uno de los beneficios

Jesús Lemus

Los diputados locales finiquitarán el tema de la Ley Agnes este viernes cuando se someterá a consideración de las comisiones de Gobernación y Procuración de Justicia, para después pasarlo al Pleno del Congreso del Estado.

Con base en el dictamen, se explica que la reforma al Código Civil de Puebla, no pedirá a las personas de la comunidad lésbico-gay, tratamientos quirúrgicos o de terapias para proceder con la solicitud de nuevos documentos.

Se detalla que su identidad primaria no desaparecerá y cualquier cambio de datos, se habrá de notificar a instancias estatal y federal para temas fiscales, INE, Tribunal Superior de Justicia (TSJ), entre otros, como parte del protocolo que se tiene en puerta para este sector de la población.

También se explica que cualquier acto jurídico y sus consecuencias, no se extinguirán por el reconocimiento de la identidad de género, por lo que existirán hasta las últimas consecuencias penales.

“Dicho reconocimiento se solicitará y llevará a cabo ante la Dirección del Registro Civil del Estado o ante la autoridad del Registro Civil del municipio o localidad en donde se haya declarado el nacimiento de la o el solicitante, según su interés y conveniencia, previo cumplimiento de las formalidades establecidas en el presente ordenamiento y la reglamentación correspondiente, para lo cual no será requisito acreditar intervención quirúrgica alguna, terapias u otro diagnóstico o procedimiento de modificación corporal o de apariencia física, incluyendo la vestimenta, modo de hablar, modales, ni ninguna otra condición que dañe la dignidad humana”, refiere el proyecto.