Por: Marisol Córdoba

 

El ex delegado de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), Juan Manuel Vega Rayet, rechazó que la diputación federal fuese un premio de consolación ante su fallida intención de convertirse en candidato a la gubernatura de Puebla por su partido, el Revolucionario Institucional (PRI), al mismo tiempo aseguró que la próxima elección será a muerte y si su partido hace mal las cosas no durará en criticarlo.

“La próxima elección es ‘a muerte’, tiene que ser de propuestas y no de descalificaciones con todos los candidatos. Pero si mi partido hace mal las cosas tendré que hacer la  debida crítica  en su momento”, añadió que si gana la próxima elección será la segunda ocasión que busca ir a San Lázaro.

Así lo indicó en conferencia de medios, luego de su registro como aspirante a la diputación federal por el Distrito 13 de Atlixco, posición que busca de manera solitaria al no existir otro aspirante por ese distrito. Asimismo, descartó que refuerce o blinde su seguridad personal, operación que dejó a las autoridades para realizar. “No es un premio de consolación, es un regalo; me halaga que el CEN me haya pedido que contendiera como diputado federal para regresar a trabajar y estar en contacto con la sociedad”, expuso Vega Rayet.

Añadió que hizo un buen trabajo con el crecimiento de los programas que coordinó en la delegación para mujeres de la tercera edad,  madres solteras y demás programas sociales que afirmó, durante los cinco años de su estancia, duplicó los números de beneficiarios.