Lorenzo, el quinto hijo de Anthony Quinn, actor nacido en Chihuahua, México, y consagrado en Hollywood, se formó como artista en EEUU e Italia. Llegó a compartir la actuación con su padre, pero se convirtió en destacado escultor. Su monumental obra de unas manos hundidas que buscan ayuda en la superficie, es su aporte a la concientización desde el mundo del arte sobre los peligros del cambio climático.

Manos en Venecia

La intención de su esta obra es exponer la fragilidad de nuestro entorno natural y cultural, y su susceptibilidad a las fuerzas de la naturaleza y del hombre. Lorenzo, hijo de Anthony Queen y la diseñadora de modas Iolanda Addolor, nació en 1966 y se formó como artista la academia de bellas artes de Nueva York.
Manos en Venecia
La obra se apoya en las paredes del hotel Ca’ Sagredo, en el canal de Venecia, una de las vías principales de esta ciudad construida entre canales navegables. “Venecia es una ciudad de arte flotante que ha inspirado a las culturas durante siglos, pero para seguir haciéndolo necesita el apoyo de nuestra generación y de los futuros, porque está amenazada por el cambio climático y la decadencia del tiempo”, expresó el artista.
Texto publicado originalmente por: David Maris/ Univisión