• La inflación es el cáncer de la economía y debe controlarse porque afecta más a las personas de menores ingresos, sugirió la Coparmex; el IMCO indicó que para las familias que perciben $3,313 al mes, en promedio, el incremento en el precio de su canasta de consumo es de 8.74% anual

  • 52 MILLONES DE MEXICANOS NO PUEDEN COMPRAR CANASTA BÁSICA

Forbes

José Medina Mora Icaza, presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex)alertó que 52 millones de mexicanos que se encuentran en pobreza laboral no pueden adquirir la canasta alimentaria básica por la inflación en México.

“El aumento de los productos básicos resulta más preocupante cuando consideramos que 40.3% de la población (alrededor de 52 millones de mexicanos) vive en pobreza laboral según cifras del Coneval. Esto significa que no pueden adquirir la canasta alimentaria con sus ingresos laborales (formales e informales)”, dijo.

“La inflación es el cáncer de la economía y debe controlarse porque a quienes más afecta es a las personas de menores ingresos, a quienes simple y sencillamente cada día les alcanza para menos”, señaló el representante del organismo patronal.

El dirigente recordó que desde hace 21 años México no enfrentaba niveles tan altos de inflación, que no es otra cosa más que el incremento generalizado y permanente en el precio de los bienes y servicios, y que termina por deteriorar el poder adquisitivo de las personas y familias.

Agregó que los empresarios se sumaron al llamado del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, para aportar un “granito de arena”, porque son ciudadanos y creen en México.

Los empresarios, afirmó el dirigente, sí han impulsado desde hace algunos años incrementos al salario mínimo para que los trabajadores mejoren su calidad de vida y ahora también deben colaborar para frenar la escalada inflacionaria.

La inflación interanual en abril fue de 7.68%, superior al 7.45% de marzo, según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Los datos inflación reflejan los niveles más altos desde 2001 y corresponden a un fenómeno global. Las principales economías avanzadas registran sus niveles de inflación más altos en décadas. Por ejemplo, Estados Unidos reportó una inflación de 8.5% en marzo, la más alta desde los años 80.

Asimismo, el Fondo Monetario Internacional (FMI) acaba de aumentar sus perspectivas de inflación para las principales economías emergentes en 2022 a 8.7%.

En México, se acumulan 14 meses consecutivos en los que la inflación se ubica por encima del objetivo del Banxico de 3% +/- un punto porcentual.

“Si hacemos un análisis detallado, la inflación subyacente (que considera los precios de los bienes que no son volátiles, incluyendo mercancías como bebidas y alimentos procesados, y servicios como el pago de vivienda y educación, entre otros) fue de 7.22%, manteniendo su tendencia ascendente”, comentó el presidente de la Coparmex.

Añadió que esta es la parte de la inflación que sigue el Banco de México para las decisiones de política monetaria y este componente lleva 18 meses con aumentos consecutivos.

El impacto más importante para el bolsillo de las familias, dijo, se puede ver en la inflación en alimentos y bebidas no alcohólicas, que alcanzó el 12.79%.

“Esto es un golpe durísimo a los bolsillos de las familias mexicanas durante el inicio del año”, expuso.

El líder de la Coparmex manifestó que existen varios shocks que explican incrementos de precios en distintos sectores y productos como la guerra en Ucrania y sus impactos en precios de los energéticos, granos y escasez de fertilizantes, así como la reapertura de actividades y disrupciones en las cadenas de suministro y el endurecimiento de medidas sanitarias en China.

“Este panorama ha reducido las expectativas de crecimiento. Durante el primer trimestre de 2022, la economía mexicana tuvo un crecimiento muy discreto del 0.9%. Sin embargo, aún nos encontramos en niveles similares a 2016, muy lejos de la recuperación económica plena”, destacó.

Inflación pega más a hogares con menores ingresos: IMCO

Los efectos de la inflación en México tienen mayor impacto en los hogares de menores ingresos, esto por la composición de la canasta de bienes y servicios que consumen, mientras que el impacto en los de altos ingresos es menor, de acuerdo con el Instituto Mexicano para la competitividad (IMCO).

Para las familias del primer decil, es decir, que perciben alrededor de 3,313 pesos al mes, el incremento en el precio de la canasta de bienes y servicios que consumen (alimentos, bebidas, comunicaciones, etc.) es de 8.74% anual.

En contraste, el decil 10, aquellas familias que perciben en promedio 54,427 pesos al mes registran un encarecimiento de 7.48% anual en su canasta de consumo, indicó un análisis realizado por el IMCO.

“Las presiones inflacionarias observadas durante los últimos meses de 2021 y los primeros de 2022 – que han resultado en los mayores niveles de inflación anual al consumidor en más de 20 años – han tenido un efecto regresivo”, destacó el think tank.

Explicó que el impacto de la inflación para los hogares de menor ingresos es mayor porque destinan una mayor proporción de su gasto a la adquisición de productos, los cuales se han encarecido durante el último año, como la compra de alimentos.

Mientras que en los hogares de mayor poder adquisitivo se da más importancia a los gastos en educación y cuidado de vehículos, por ejemplo, donde el aumento en precios ha sido menor o incluso ha mostrado disminuciones.

El centro de investigación apuntó que la proporción de gasto destinado a alimentos, bebidas y tabaco del decil 1 es de 50.2%, este porcentaje disminuye conforme los ingresos incrementan, pues el decil 10 dedica 28.5%.

“La canasta de consumo de los primeros deciles tiende a concentrarse en productos y servicios donde el aumento en precios entre abril de 2021 y de 2022 fue más elevado que el nivel general, como las carnes, las verduras y los cereales”, explicó el IMCO.