EFE

Un profesor de la Catholic University of America, ubicada en Washington, encontró en un almacén uno de los vestidos que presuntamente llevó Judy Garland al interpretar a Dorothy en el clásico “The Wizard of Oz” de 1939.

Matt Ripa, que trabaja en el departamento de teatro, escuchó rumores de que una exalumna regaló la prenda a la institución académica en 1973 y pasó años buscándolo, hasta que lo localizó entre un grupo de cajas apiladas durante una sesión de limpieza.

Aunque no se ha confirmado la autenticidad del vestido, un grupo de investigadores del Museo de Historia Estadounidense del Instituto Smithsonian considera que es una de las prendas originales, ya que contiene los mismos elementos que el resto del vestuario de Garland, como un bolsillo secreto en el lado derecho y el nombre de la actriz escrito a mano.

“Tenía curiosidad por saber qué había dentro y abrí una bolsa. ¡Dentro había una caja de zapatos, y dentro de la caja de zapatos estaba el vestido! No podía creerlo”, afirmó Ripa en un comunicado de la Universidad.

Según la institución, la actriz Mercedes McCambridge regaló la prenda a la universidad después de estudiar allí en 1972. Nadie sabe cómo se hizo con el vestido, aunque se cree que mantuvo una amistad con Garland.

“The Wizard of Oz” es una de las películas más importantes del cine clásico y, con el paso del tiempo, se ha convertido en un icono de la cultura estadounidense.

Por ejemplo, los zapatos de color rojo (rubí) que llevaba el personaje de Dorothy en la película son una de las atracciones más visitadas del Museo de Historia Estadounidense de la Fundación Smithsonian, aunque se diseñaron varios ejemplares para el rodaje, como un par que robaron en el Museo Judy Garland de Minnesota y fue recuperado por el FBI en 2018.

Ahora, el vestido de Dorothy estará también expuesto en la capital estadounidense, aunque en el museo de la Catholic University of America.

“Se podrá conservar de manera adecuada en un ambiente con la temperatura y humedad controladas para que, con suerte, durante muchos años más, pueda ser una fuente de “esperanza, fuerza y coraje” para los estudiantes”, indicó la universidad.