El mensaje se encontraba dentro una botella de ginebra holandesa del siglo XIX.

 

Por: Oscar Cota

Una familia australiana hizo un hallazgo sorprendente sin si quiera saberlo, después de que encontraran una botella vieja en una playa del sudoeste de Australia.

Tony Illman caminaba con su familia por las dunas de la isla Wedge, situada a unos 180 kilómetros al norte de Perth, cuando divisó una “bonita botella vieja”, según relató.

Observó que contenía un papel enrollado en su interior y decidió llevarla a casa, solo para percatarse que el papel contenía un texto en alemán y se fechaba en el  12 de junio de 1886, arrojado desde el barco alemán Paula.

Los Illman contactaron con el Museo de Australia Occidental y el arqueólogo marítimo, Ross Anderson, averiguó que era una botella de ginebra holandesa del siglo XIX, y a su vez él junto con colegas alemanes y holandeses lo compararon con registros del libro de navegación del Paulaa.

“Increíblemente había una entrada del 12 de junio de 1886 en el que el capitán registraba que se había arrojado una botella por la borda”, explicó Anderson, y precisó que “la fecha y las coordenadas correspondían exactamente a la información en el mensaje”. Además en el reverso de la hoja se pedía la devolución de la nota al Observatorio Naval Alemán o al consulado germano más cercano.

La nota embotellada es la más antigua que se conoce en el mundo, por delante de otra que data de hace 108 años, según la cadena australiana ABC.