Tiburones Rojos de Veracruz, siguiente rival poblano

Ada de los deportes / @AXanat83

Foto: Cortesía Liga Bancomer MX

Con dolorosa voltereta, en una tarde enmarcada por sismos en varios estados de la República mexicana, Monarcas Morelia se impuso 2-1 a Lobos BUAP, triunfo logrado por Miguel Sansores y Raúl Ruidiaz. Julián Quiñones había inaugurado el marcador para los licántropos.

Primera parte. El conjunto visitante retuvo el balón durante buena parte de los minutos iniciales, cuando Jhon Gabriel Cortez se acercó a la meta defendida por Carlos Sosa, pero en el camino se interpuso Mario Osuna para interrumpir el intento de peligro.

Después, Jordan Sierra se animó a pegarle de pierna diestra, yéndose por un costado.

En tanto, el equipo de Roberto Hernández buscaba imponer condiciones en casa con Diego Valdez acomodándose la de gajos con la zurda pero su remate lo estrelló en la humanidad del cancerbero universitario Jorge Villalpando.

Sin embargo, la manada de Rafael Puente del Río seguía acercándose aprovechando los espacios que dejaban los purépechas.

Así, el “invitado especial” se hizo presente a los 21 minutos para los lobunos gracias a Julián Quiñones al rematar dentro del área a pase de Irven Ávila y aprovechando la mala coordinación de los defensores michoacanos.

Un momento a destacar fue que al minuto 28 la afición moreliana comenzó a corear  el nombre de “Carlos, Carlos” por el jugador lobezno Carlos Adrián Morales Higuera quien vistió la casaca de la Monarquía mucho tiempo y con la cual vivió buenos momentos.

Otra vez aparecerían los anfitriones, con Raúl Ruidiaz que con la testa generó peligro y después Valdez la envió por encima del travesaño, teniendo ahora más movilidad los de casa.

Un par de jugadas manifiestas de gol se generaron antes del final de la primera mitad, una de Ángel Sepúlveda que se perdió el pase de Rodolfo Vilchis y después, el cabezazo de Ruidiaz que pegó en el travesaño, yéndose hacia afuera, mandando el partido al entretiempo.

Segunda parte. Por un lapso de tiempo importante, ninguna de las dos oncenas generaron peligro, siendo hasta el minuto 63 que los locales lograron igualar los cartones por errores de Rodrigo Godínez y de Jorge Villalpando al rechazar el balón dejándolo en los pies de Miguel Sansores para el 1-1.

Luego del gol, el partido cayó de ritmo y no hubo llegadas de relevancia, hasta el 86’ que llegó el gol de la ventaja purépecha cortesía de Raúl Ruidiaz con una gran recepción de Lezcano que bajó la redonda con el pecho y habilitó al peruano que aprovechó que el meta poblano estaba fuera de su área para vencerlo, decretando el 2-1 final.

El próximo sábado, los universitarios regresan a casa para enfrentar en la fecha 9 a los Tiburones Rojos de Veracruz, partido de vida o muerte para ambos equipos por el tema porcentual.