Cristian Manjarrez

A casi un año del sismo del 19 de septiembre, el regidor y presidente de la Comisión de Educación del Ayuntamiento de San Pedro Cholula, Marcelino Calzadilla García, lamentó que el Gobierno del Estado siga sin realizar obras de reconstrucción en tres escuelas que tuvieron daños graves y se haya negado a aportar recursos que había prometido a las autoridades y padres de familia. Calzadilla García mencionó que, debido a que no se han realizado los trabajos en las escuelas secundarias Rafael Ramírez Castañeda, Jesús Leonardo García, así como en la Telesecundaria Ignacio Zaragoza, los maestros continúan dando clases a sus alumnos en aulas móviles o debajo de los domos escolares, lo cual no es nada cómodo. Al respecto, Calzadilla García exhortó a la Secretaría de Educación Pública (SEP), Ignacio Alvizar y al Comité Administrador Poblano para la Construcción de Espacios Educativos (Capcee) a cumplir con las acciones prometidas, no sólo al Gobierno Municipal, sino a los padres de familia. “Exhortamos a las autoridades correspondientes a que visiten estas escuelas, porque, desde el año pasado, no han hecho recorridos u obras, y verdaderamente, los alumnos padecen al estudiar en aulas móviles”. En entrevista, Calzadilla García consideró que la inversión para las tres escuelas afectadas es de, aproximadamente, seis millones de pesos, los cuales deberían haber sido cubiertos por la empresa aseguradora contratada por el Gobierno del Estado. En total -agregó- son ocho las aulas escolares encontradas en estos inmuebles que están cerradas por los detrimentos que registran a consecuencia del sismo del año pasado. Por si esto no fuera poco, Marcelino Calzadilla declaró que, además de estas tres escuelas, el Gobierno Estatal incumplió otros acuerdos en materia educativa con San Pedro Cholula, entre los que se encuentra la construcción de un bachillerato. En ese sentido, comentó que el Estado se comprometió a destinar cuatro millones de pesos para la edificación de un nuevo bachiller en la junta auxiliar de San Diego Cuachayotla, sin embargo, se desistió del apoyo con el pretexto de que dicho recurso se iba a destinar para otras escuelas. “Ya había un compromiso de la autoridad estatal con los padres de familia y los maestros, quienes ya tenían más de 10 años gestionando el apoyo para la construcción de un nuevo bachiller, debido a que el edificio en donde se encontraban no era el adecuado”. Junto con el Gobierno Municipal -apuntó- se concretó el proyecto, sin embargo, al retirarse la promesa del Gobierno del Estado se tuvieron que hacer adecuaciones y el Ayuntamiento destinó todo el recurso. Finalmente, Calzadilla García lamentó que el Estado haya privilegiado intereses políticos sobre los educativos.