Homicidios, violencia física, violaciones, hambre, trabajo y deserción escolar, son algunos de los problemas que enfrentan miles de infantes en Puebla y quienes no podrán celebrar este Día del Niño.

De acuerdo con datos de 2015 y 2014 del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), del total de hogares con menores de 0 a 17 años edad, en 21.3 % hay una situación de inseguridad alimentaria leve; en 10.9 % moderada, mientras que en 7.7 % es severa.

 

Además, 5 de cada 10 niños y niñas de 12 a 17 años de Puebla son víctimas de delito o maltrato, amén de que la tasa de suicidios en infantes de 10 a 17 años es de 3.4 por cada 100 mil, mientras que en las niñas es de 3.7.

Asimismo, datos del Módulo de Trabajo Infantil (MTI) muestran que en 2016, de cada 100 niños, niñas y adolescentes, 13 trabajan; 14.6 % tiene de 5 a 11 años de edad y 25.6 % además de trabajar, estudia y realiza quehaceres domésticos.

Así, con motivo de la celebración del Día del Niño, el Inegi presentó un conjunto de indicadores que muestran un panorama general de la situación de niños y niñas en Puebla.

Los estudios son con respecto a desnutrición infantil, inasistencia escolar, rezago educativo, trabajo infantil y situaciones de violencia, todos ellos, aspectos contenidos en los objetivos de desarrollo social.

Trabajo o explotación infantil

En la entidad, de la población infantil que trabaja, 93.0 % o 193 mil 757 niños realizan actividades económicas no permitidas, según el MTI de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo.

Evidencia que, en 2015, en Puebla, del millón 579 mil 523 niños, niñas y adolescentes, 13.2 % realiza alguna actividad económica.

En México, la jornada de trabajo de los menores de 16 años no puede exceder de 6 horas diarias, sin embargo, en Puebla 24.9 % de la población de 5 a 17 años ocupada labora 35 y más horas a la semana.

Además, en la entidad, de los niños, niñas y adolescentes que trabajan, 27.0 % o 56 mil 233 no asiste a la escuela, ante 3.9 % o 53 mil 270 infantes que no están ocupados realizando alguna actividad económica y tampoco asisten a la escuela.

De estos, 46.7 % no tiene la edad mínima para trabajar y 53.3 % realiza actividades que resultan peligrosas para su salud, seguridad o moralidad y que afectan el ejercicio de sus derechos y su desarrollo integral.

El principal sector de actividad donde se ocupa este grupo de población es en el sector agropecuario (44.5 %), seguido por comercio (20.0 %) y servicios (18.5 por ciento).

 

De ellos, 68.2 % o 142 mil 63 son niños y 31.8 % o 66 mil 387 son niñas.

Por grupos de edad, se observa que 14.6 % tiene de 5 a 11 años; 28.7 % son adolescentes de 12 a 14 años; mientras que la mayor proporción (56.6 %) se presenta en el grupo de adolescentes de 15 a 17 años.

Entre los motivos que llevan a la población infantil de 5 a 17 años de edad a trabajar, 28.9 % declaró que lo hace por gusto o solo por ayudar.

Otro 25.3 % señaló que lo hacía porque el hogar necesita de su trabajo; 16.5 % manifestó que para pagar la escuela o sus propios gastos.

Mientras que 11.3 % labora por aprender un oficio. En lo que respecta a la persona para quien trabajan, 7 de cada 10 (73.7 %) lo hacen para un familiar, en tanto, 1.2 % labora solo o por su cuenta.

De la población infantil que trabaja, 62.7 % no recibe ingresos por lo que hace; 26.2 % percibe hasta un salario mínimo, 8.6 % recibe más de un salario, pero menos de dos y solo 2.5 % recibe más de dos salarios mínimos.

De la población infantil ocupada, 1.3 % solo trabaja; 5.8 % labora y estudia; 25.6 % combina el empleo con los estudios y los quehaceres domésticos.

La mayoría (67.3 %), además de trabajar, también realiza quehaceres domésticos. De quienes además de laborar y realizar quehaceres domésticos, 7.6 % lo hace en condiciones peligrosas.

 

Violencia

La Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (Ecopred) 2014, captó en Puebla información de más de 211 mil niñas, niños y adolescentes de 12 a 17 años.

Se identificó que 48.1 % o 100 mil 979 infantes fueron víctimas de al menos un delito o acto de maltrato en 2014. En 46.5 % de los casos se trató de un niño y en 53.5 % de una niña.

Por tipo de delito o maltrato, la prevalencia más alta se registró en el robo sin violencia, que ascendió a 2 mil 512 personas victimizadas por cada 10 mil personas de ese grupo poblacional, seguida por el acoso por los atributos, donde 2 mil 357 de cada 10 mil niñas, niños y adolescentes, fueron víctimas de burlas, apodos hirientes, rumores o mentiras sobre su persona, así como exclusión con base en sus gustos, físico o ropa.

Asimismo, la Ecopred estima que en 2014, de los 211 mil adolescentes de 12 a 17 años de edad, 4.6 % o 9 mil 827 menores de edad fueron víctimas de tocamientos ofensivos y 2.4 % o 5 mil 153 niños víctimas de violación sexual o estupro.

 

Además, en Pueblaen 2015 se registraron 2 mil 677 defunciones en población de 17 años y menos de edad.

De este total, 2.6 % se debió a causas violentas como el suicidio y el homicidio. De las 69 muertes por estas dos causas, 34 son homicidios y 35 suicidios.

Sobre el suicidio de menores de edad, en Puebla la tasa en la población de 10 a 17 años también presenta un incremento en su nivel para el periodo 2006 a 2015, ya que pasa de 3.0 a 3.6 por cada 100 mil niños en este rango de edad.

 

El mayor número de muertes por esta causa se presenta en las mujeres. En 2015 se registraron 3.7 suicidios de niñas por cada 100 mil mujeres de este grupo de edad. En los niños, la tasa es de 3.4 suicidios por cada 100 mil niños.

En 2015 se registraron en Puebla 632 homicidios, de los cuales 5.4 % (34) corresponde a población de 17 y menos años, de estos 79.4 % la víctima fue un varón y 20.6 % una mujer.

En 2015 y de acuerdo con estadísticas de mortalidad, la tasa de homicidios en hombres de 17 años y menos fue de 2.4 por cada 100 mil y en mujeres de 0.6. Esto representa una sobre mortalidad masculina de 386 homicidios de hombres por cada 100 de mujeres.

 

Salud

En la población, y en particular en los infantes, “el bajo peso, el retraso de crecimiento, las situaciones debilitantes (…) los déficits de hierro, yodo, zinc, vitamina A (…). Todo se relaciona con una ingesta alimentaria escasa, señala el Inegi en el estudio.

Por lo tanto, la desnutrición es una agravante del estado de salud ante una enfermedad.

La atención de la situación alimentaria forma parte de la agenda del país y el objetivo es reducir el número de personas que padecen hambre.

Así, detalló que la Encuesta Intercensal 2015 indagó la situación en Puebla, con las siguientes preguntas: Por falta de dinero en la vivienda, ¿algún niño o niña no tuvo una alimentación variada, comió menos de lo que debería e incluso, se tuvo que acostar con hambre?

Este porcentaje se compone de 21.3 % de hogares cuya situación de inseguridad es leve, en 10.9 % es moderada y en 7.7 % es severa.

Los hogares con niveles de inseguridad moderada y severa se catalogan como con carencia alimentaria, es decir, que en ellos al menos un niño o niña por falta de dinero comen poco, menos de lo que deberían e incluso, aunque tengan hambre, no comen.

 

Discapacidad

La Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid) 2014 indica que del total de población infantil desde nacidos hasta los 17 años en Puebla, representa que 1.7 % tiene algún tipo de discapacidad.

De ellos, 49.9 % son niños y 50.1 % niñas. Del total de niñas, niños y adolescentes, 3.9 % tiene alguna limitación (49.6 % son niños y 50.4 % niñas).

El tema del acceso a los servicios de salud para estos grupos de población cobra especial importancia, ya que existe una demanda específica de atención relacionada con la discapacidad o limitación que presentan, señaló el Inegi.

Por cada 100 niñas y niños con discapacidad, 81 están afiliados a alguna institución de servicios de salud; entre la población con limitación la proporción es de 91.0 % niñas y 90.9 % niños.

De la población infantil con discapacidad, 98.8 % es usuaria de servicios de salud; una buena parte de los que tienen esta condición hacen uso de los Centros de Salud u hospital de la SSA (51.2 por ciento).

Le siguen el IMSS o IMSS-Oportunidades (16.2 %) y los consultorios, clínicas u hospitales privados (15.9 por ciento).

 

Educación

En 2015, de acuerdo con la información de la Encuesta Intercensal, en Puebla la población de 3 a 17 años asciende a 1 millón 827 mil 947 personas, que representan 84.4 % del total de niñas, niños y adolescentes.

Con base en los datos de dicha encuesta, se tiene que 1 de cada 10 niñas, niños y adolescentes no asiste a la escuela.

Los mayores porcentajes se registran en las edades de 3 a 5 años de edad, con 44.3 % y en los adolescentes de 15 a 17 años, con 37.4 %, situación que aumenta su vulnerabilidad a la marginación.

Del total de adolescentes de 15 a 17 años que no asisten a la escuela, 9.5 % tiene algún grado de primaria, 29.7 % terminó la primaria, 50.4 % tiene algún grado de secundaria, 7.2 % cuenta con estudios del nivel medio superior y 3.2 % nunca ha asistido a la escuela.

 

 

 

Texto publicado originalmente en: e-consulta