El municipio guerrerense de Atenango del Río, el más cercano al epicentro del sismo de este 19 de septiembre, quedó totalmente devastado con más de 400 viviendas dañadas, de las cuales 50 colapsaron.

De manera reciente, la población compuesta por casi mil viviendas sufrió severas inundaciones durante la temporada de lluvias y ahora enfrenta los daños causados por el sismo de 7.1 grados en escala Richter.

En su mayoría antiguas y construidas a base de adobe y teja, las casas no resistieron la magnitud del movimiento telúrico y colapsaron. Más de 50 familias perdieron totalmente su patrimonio.

La presidenta municipal, Amparo Eréndira Puente González, indicó que en 14 de las localidades se registran daños, principalmente en escuelas e iglesias.

Texto publicado originalmente por:SDPnoticias