Los meses de junio y julio presentan mayor incidencia, con el 50 por ciento de los casos

Eduardo Sánchez

En lo que va del año, en el Estado de Puebla se han reportado las muertes de al menos 21 policías que se encontraban en servicio, siendo el mes de junio y julio los de mayor incidencia, al albergar más del 50 por ciento de los casos. Algunos de ellos fueron víctimas del crimen organizado, mientras que, de algunos otros aún se desconocen las causas de su muerte, aunque, cabe mencionar que ningún incidente se registró en la capital del estado. De acuerdo con un recuento hemerográfico, en marzo fue cuando se registró la primera muerte, luego de que el agente de la Fiscalía General del Estado (FGE), Roberto Ortega Padilla, de 62 años y con 28 de servicio, fuera baleado en el municipio de Zacatlán. De acuerdo con la versión oficial, Roberto y su compañero, Ismael, se encontraban investigando un caso de robo en el municipio de Zacatlán, y al dar seguimiento a un vehículo vinculado con este delito, los tripulantes dispararon en su contra. El mes de junio comenzó con la muerte de Francisco Antonio, quien fue hallado sin vida por sus compañeros en el dormitorio del puesto de control de Cuapiaxtla. La razón de su muerte no fue esclarecida por autoridades.

 

EN AMOZOC MUEREN 6 POLICÍAS

Uno de los casos más controversiales registrados en los últimos seis meses ocurrió en el municipio de Amozoc, donde media docena de policías terminaron sin vida tras un presunto enfrentamiento con huachicoleros. Aunque versiones extraoficiales apuntan a que se trató de una ejecución planeada, de acuerdo con reportes policiacos, los oficiales arribaron a un predio ubicado en la colonia Signoret, ubicada en la junta auxiliar de Chachapa, pues habían recibido un reporte sobre presuntos huachicoleros que se encontraban ordeñando una toma clandestina. Al arribo, tuvieron un enfrentamiento que dejó como resultado la muerte del comando compuesto por Laura Rojas Romero, Alejandro Muñoz Antonio, Martín Estudillo Vergara, Arturo Hernández Gallardo, David Ortega Menchi y José Luis Montes Anaya. Aunado a esto, junio cerró con la muerte de un agente ministerial, identificado como Edilberto Navarro Ramos en el municipio de Cañada Morelos, así como la del subinspector José Jorge Andrés Pineda Noguerón. EMBOSCADA EN HUEHUETLÁN EL GRANDE DEJA 3 MUERTOS Un mes después, una emboscada a una camioneta de la Policía Municipal del municipio de Huehuetlán El Grande dejó la muerte de Héctor Vélez, de 32 años de edad; Saly Judith Villa, de 23 años; y Nicanor Pedraza, de 48 años, quienes fueron baleados por al menos 15 sujetos encapuchados.

OCHO POLICÍAS FUERON ASESINADOS EN MENOS DE UN MES

Del 18 de julio al 8 de agosto, se reportaron las muertes de al menos ocho oficiales, quienes fueron abatidos en distintos tiroteos, cinco de ellos en el municipio de Naupan, mientras viajaban a bordo de una camioneta. De acuerdo con los primeros reportes, los oficiales se encontraban vestidos de civiles y viajaban a bordo de una camioneta de un camino entre las comunidades Calera y Nopala cuando fueron interceptados y baleados por un grupo de sujetos desconocidos. El móvil del homicidio se desconoce y las víctimas fueron identificadas como Juan Pedro Muñoz Patricio, Gregorio Hernández Cristóbal, Juan Cabrera Manrique, Prisciliano Cabrera Martínez y Fidel Ramírez Maldonado. Los últimos reportes de fallecimientos se dieron en los municipios de Tehuacán y Miahuatlán, en este último, el policía Francisco Cid Hernández, perdió la vida tras ser emboscados por un comando armado en la Junta Auxiliar de San José Minas. Mientras que el comandante Marco Rafael Vera Ascención y el oficial Julio Hernández Coello murieron tras ser baleados por cuatro sujetos desconocidos que se encontraban al interior de un automóvil Volkswagen Derby, en la colonia El Carmen del municipio de Tehuacán. Con estos 21 casos y 8 más del año pasado, la cifra de elementos de seguridad que son asesinados ha pasado a los 29 casos en la administración del gobernador Antonio Gali Fayad.