Diablos Rojos del Toluca, próximo rival universitario.

Ada de los deportes / @AXanat83
Fotos: Cortesía

En un Estadio Nou Camp que albergó a poco más de 13 mil aficionados, Lobos y Felinos no se hicieron daño, al terminar 2-2 en un partido un tanto ríspido.

Primeros 45 minutos. Esta resultó muy dinámica, ya que ambos equipos bailaban la esférica, ganándola unos y quitándosela los otros, siendo los primeros los poblanos quienes tuvieron el primer intento claro por anotar en los botines de Luis Olascoaga quien buscaba el gol en zona guanajuatense.

Después vendría Carlos Morales disparando para tratar de hacer daño a los locales, pero su intento quedó en manos del meta William Yarbrough.

Para los 9 minutos, la fiera no quiso quedarse atrás y buscó en Fernando Navarra hacer cimbrar las redes de Lucero Álvarez, pero la manada universitaria desvió oportunamente el disparo.

Los de Rafael Puente seguían generando llegadas a zona prometida, siendo Diego Jiménez y Julián Quiñones quienes se perdían sus intentos por mover los cartones.

También aparecería Jordan Sierra con su intento por anotar, pero mandó la redonda por encima de la meta esmeralda.

Entonces, después de muchos tiros a portería fallados, llegó el “invitado especial” a los 34 minutos por cortesía de Julián Quiñones anotado con la cabeza luego de un buen regreso de pase de Irven Ávila, agarrando descuidada a la defensa poblana.

Con este marcador, se decretaba el medio tiempo.

Segundos 45 minutos. Olascoaga seguía haciéndose del balón y quiso dar un centro a Quiñones para tratar de sorprender apenas al minuto 45’, quedándose solo en llamada de atención.

El cotejo comenzó a subir de intensidad en las acciones, porque los anfitriones empezaban a llegar a la zona de la BUAP, pero tanto la defensa como el portero evitarían la caída de la portería.

Entonces, llegaría el doblete de la noche para Quiñones y de cabeza nuevamente tras un tiro libre que se encuentra con la cabeza de un jugador licántropo y este se la deja al dorsal número 33 para anidarla en la meta del Bajío, poniendo el 2-0 a los 59 minutos.

Sin embargo, dos minutos después, a los 61’, la fiera apareció para acortar distancias con el 1-2 conseguido por Claudio González, “diana” que animó a los de Rafael Puente a ir por más y no aflojar y a los de Gustavo Díaz a ir por más, consiguiendo el tanto de la igualada a los 76 minutos por conducto de González que significa su doblete de la noche al rematarlo con la cabeza ganando en posición a los licántropos, poniendo la pizarra 2-2 final.

Con el empate, los de la Máxima Casa de Estudios de Puebla se quedan con 9 unidades y las que tendrán que romper en 15 días cuando reciban a los diablos Rojos del Toluca tras el parón de fecha FIFA.