La encuesta publicada el día de ayer que colocaba al candidato del PRI, José Antonio Meade, en el tercer lugar de las preferencias, se presume desató la guerra sucia emprendida contra el candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador, quien sigue como puntero en todos los estudios de opinión.

En el búnker priista estalló la crisis, Meade nada más no puede repuntar, entre los dislates, la nula conexión con el electorado, los precios de las gasolinas que se han disparado y la marca PRI que está más que vilipendiada; se ve imposible que gane la presidencia.

JJ Rendón es el creador intelectual de esta guerra sucia que ya comenzó. Viejo conocido de la clase política y especialista en campañas de polarización, hoy nos muestra un botón más.

¿Qué tan desesperados estarán en el CEN del PRI y en Los Pinos que recurren a la polarización?

Tal parece que el hecho de que hayan sido rebasados por Ricardo Anaya, los ha hecho victimizar en exceso a AMLO; compararlo con Hugo Chávez, como en 2006, ya no tiene efecto en el electorado.

El tiro les salió por la culata.

En redes sociales una inmensa mayoría de ‘millennials’ se inconformó por la llamada en la que se reproducía un audio en el que se decía de grosso modo que Rusia iba a entrometerse en nuestro país a través de AMLO. AMLOVICH fue un recurso desesperado que no rindió los frutos deseados y ayer se evidenció.

¿Será por eso que hoy el único independiente que ha logrado conseguir las firmas es Jaime Rodríguez Calderón, alias “El Bronco?”; en política no hay casualidades. Revivir la estrategia de pulverizar el voto como en el Estado de México parece ser la ruta a seguir.

Si este escenario no funciona, Ricardo Anaya se vislumbra como el candidato emergente de Los Pinos, es decir, quién puede ayudarles a conservar sus privilegios e impunidad a pesar de vociferar que luchará contra el PRI corrupto.

Cosas de campaña que ocurren cada seis años.

Pragmatismo puro.