La visita del precandidato presidencial, Andrés Manuel López Obrador, prendió focos rojos en los equipos de los otros dos precandidatos, Martha Érika Alonso y Enrique Doger.

Los eventos a los que asistió AMLO tuvieron algo en común, en todos, los asistentes se desbordaron en afectos hacia el precandidato presidencial y en el tono beligerante en que se dirigió hacia la precandidata frentista, Martha Érika Alonso.

Decíamos que se prendieron focos por la capacidad de movilización que mostraron los operadores pejistas, sin duda alguna esta fue una prueba del ácido para ver si la estructura que había prometido al tabasqueño era genuina, este fin de semana se demostró.

El efecto AMLO puede llevar al triunfo a diversos candidatos a ser alcaldes, diputados locales y federales, así como senadores y la propia gubernatura del estado.  -Algo así como el llamado efecto Fox en el año 2000-.

Es por ello que se ve tan confiado a Luis Miguel Barbosa, probablemente cree que la oleada lopezobradorista lo hará ser gobernador, y ante este escenario, quedaría como un mito el voto diferenciado, según su perspectiva.

El voto diferenciado lamentablemente para él  ha llegado para quedarse, tan es así que los últimos comicios presidenciales, -en el año 2012-, el electorado votó en Puebla mayoritariamente por Andrés Manuel López Obrador,  en la planilla al Senado eligió a la dupla Alcalá-Lucero y en los diputados federales también sufragó por el PRI, dejando un marcador de doce diputados para el  PRI contra  cuatro  diputados para el PAN. Esto quiere decir, que la gente votó por los candidatos y no por los partidos.

Es por eso que los que creen que ya la tienen segura, cometen un grave error.

Si tomamos en cuenta que la ciudadanía está cada vez más desilusionada de los partidos políticos y de sus actores, es probable que la elección del 1 de julio nos vuelva a dar una sorpresa, como la que se vivió en Estados Unidos con el triunfo del impresentable Donald Trump.

Quedan  pocos días de precampaña, en los cuales los principales precandidatos han dedicado su proselitismo a denostarse entre sí. Sin embargo, las mediciones demoscópicas siguen teniendo en primer lugar a AMLO, seguido de Anaya y en un tercer lugar a Meade.  Si hoy fueran las elecciones, el oriundo de Macuspana sería el próximo presidente de la República. Reitero el supuesto: “Si hoy fueran las elecciones”, faltan cinco meses y en ese lapso pueden ocurrir muchas cosas.