Giles, el ausente

El dirigente estatal del Partido Acción Nacional (PAN), Jesús Giles Carmona, ha demostrado una vez más su novatez en la política, esto, al declarar que su interés es la elección a gobernador. Un dirigente estatal del partido en el Gobierno, no puede declarar que sólo le interesa una elección, aun cuando la candidata sea su jefa y mentora política. Es una cuestión de política elemental. Un presidente “Estatal” tiene que ocuparse del cúmulo de elecciones que se desarrollan en la entidad en la que es dirigente, no importa si sus afectos van con quien, en los hechos, fuera la presidenta del partido, es decir, Martha Érika Alonso. A partir de esta declaración, el candidato a la presidencia municipal de Puebla, Eduardo Rivera Pérez, ha venido insistiendo en que, para ganar el estado, es vital ganar la capital. Para nadie es un secreto que la candidatura de Lalo a la alcaldía no es del agrado del grupo en el poder, en particular del verdadero Tlatoani del búnker panista, o sea, el ex gobernador Rafael Moreno Valle. Sobran motivos para afirmarlo, entre ellos, las constantes humillaciones, las limitaciones en recursos adicionales, el quitarle 100 elementos de policía, y la más reciente y vergonzante de todas: el intento de inhabilitación. Si a lo anteriormente expuesto se agrega el hecho de que la coalición que representa Lalo no es la misma que ostenta la cónyuge del residente de Las Fuentes, el reclamo del ex edil toma mayor fuerza. Sobre todo porque la candidata con cada día que pasa, cae más en los estudios de opinión. Esto se debe a que el mayor porcentaje de desacreditación al Maximato morenovallista proviene de la capital; lugar donde se gestó gran parte de los atropellos y abusos en contra de la ciudadanía. El servicio de Agua de Puebla, la foto multa, las líneas ineficientes de la Red Urbana de Transporte Articulado de Puebla (RUTA) y el derroche en obras fastuosas, son el aliciente que todos los días los candidatos opositores refrescan en la memoria de los poblanos. Y si no es así, pregúntele al compañero de al lado ¿qué opina de los temas antes mencionados? Todos y nadie, Fuenteovejuna

Meade reloaded

El evento que se llevó a cabo en la sede del Comité Ejecutivo Nacional del PRI, es lo que llaman algunos: un auténtico relanzamiento de la candidatura presidencial. Todos los priistas, hasta los que no figuran, se dieron cita en la casa tricolor. Las formas de siempre, dar cobijo al nuevo dirigente, con el pretexto de fondo de darle un nuevo empuje al alicaído candidato presidencial. A dos meses de las elecciones, no se ve cómo pretenden hacerlo ganar, salvo que hagan suertes de alquimistas.

Si no es así, no veo cómo, ¿usted si?