La reunión Anaya-Moreno Valle

L a visita que el candidato presidencial de la coalición Por México al Frente, Ricardo Anaya Cortés, realizó a la entidad, fue el marco idóneo para que el ex gobernador Rafael Moreno Valle Rosas, por fin apareciera públicamente en Puebla. En algunas otras visitas del candidato frentista, el ex gobernador guardó prudente distancia, toda vez que a sus intereses particulares no convenía que el candidato de la coalición Avanzar Contigo, José Antonio Meade, se enterara de su doble juego. A raíz del debate presidencial del pasado domingo 22 de abril, los afectos del mandatario cambiaron. Hoy, durante la gira del candidato presidencial en Atlixco, decidió apersonarse y compartir un café polí- tico con el virtual ganador del primer debate. Pragmatismo puro, le llaman algunos analistas. Para quien esto escribe, no es más que una muestra del oportunismo que lo caracteriza. Moreno Valle es de los actores políticos que toman todas sus decisiones mediante un análisis del contexto, rentabilidad política y electoral. Tan es así, que durante su gestión, logró propinar sendas derrotas al PRI en las elecciones locales; sin embargo, cuando se trató de comicios federales, supo ceder ante los intereses del presidente Enrique Peña Nieto. Hoy que Meade, no levanta, no transmite, ni se le ven posibilidades de salir victorioso en la elección del 1 de julio; la reunión de hoy con Anaya, es más que oportuna. Con este cambio de rumbo, sería importante analizar el destino del único candidato que tiene Anaya en Puebla: me refiero a Eduardo Rivera Pérez.

La duda mata:

¿El ex gobernador estará dispuesto en los hechos a operar para quien fuera perseguido, inhabilitado y después, bajo métodos poco claros, absuelto?

Ricardo Anaya conoce bien a Moreno Valle, y lo más probable es que le haya exigido una muestra contundente de apoyo al ex edil capitalino. ¿Será por eso que le enmendaron la plana al turbio secretario general del sindicato del Ayuntamiento, Gonzalo Juárez Méndez, y debido a eso, cancelaron la convocatoria al personal sindicalizado? Al parecer, los llamados de Lalo al CEN (Comité Ejecutivo Nacional) del PAN tuvieron el efecto deseado. Bien dicen que en la política el timing es lo más importante.