Andrés Manuel López Obrador con cómoda ventaja

La encuesta que publicó el diario El Financiero refleja varias cosas, entre ellas, que el puntero sigue siendo el candidato de la coalición conformada por Morena-PT-PES, Andrés Manuel López Obrador, con una ventaja de 18 puntos sobre José Antonio Meade y 19 sobre Ricardo Anaya. Este estudio indica que el tabasqueño creció cuatro puntos entre febrero y marzo; el candidato de la coalición Por México al Frente, perdió esos puntos; mientras, Meade pudo colocarse en un empate técnico en el segundo lugar de las preferencias. En el estudio también se miden los candidatos independientes, Margarita Zavala y Jaime Rodríguez “El Bronco”, quienes ostentan un siete y un dos por ciento, respectivamente. Al parecer la guerra emprendida desde el Gobierno federal contra el candidato frentista tuvo resultados positivos para el PRI, ya que logró colocar en el imaginario social la duda sobre la supuesta honestidad de Anaya, y su imagen salió profundamente mancillada con casos de corrupción y lavado de dinero. Otro factor a considerar, es que, al aparecer, Margarita Zavala en las mediciones, el más afectado es Ricardo Anaya, debido a que le arranca votos de los panistas de cepa que ven al chico maravilla como un oportunista y traidor. La llegada del ex canciller Jorge Castañeda al equipo de Anaya, refleja a su vez la desesperación por contener la fuga masiva de panistas tradicionales. Esto ha ayudado al crecimiento del candidato de la coalición Todos por México, José Antonio Meade, quien ya pelea seriamente el segundo lugar, cosa que al comienzo del año se veía como imposible. Por otro lado, el hecho de que el tres veces candidato presidencial se separe cada vez más del segundo lugar, hará que los ataques sean de mayor intensidad. La lógica es seguir el ejemplo de la elección del Estado de México, donde lograron hacer con carretadas de dinero y el uso faccioso de las instituciones que Alfredo del Mazo se impusiera sobre Delfina Gómez, a pesar de lo cerrado del proceso electoral de ese año, donde el PAN sólo sirvió de comparsa. Aun así, con todo y ataques, es extraño que no hayan podido bajar de las preferencias electorales al tabasqueño. El caldo de cultivo en el que se da esta elección, sin duda favorece a que los pronunciamientos radicales, propuestas populistas y la retórica de un cambio verdadero, sean sus mayores fortalezas. Anaya y Meade siguen representando la continuidad del régimen. Aunque Anaya insista que es impoluto, ya vimos que no es así. Y Meade encarna lo que el propio AMLO ha referido, es producto de la asociación perversa del PRI y el PAN, mejor conocido como el PRIAN. A escasos días de comenzar la campaña electoral formal, hay un claro primer lugar, y de no haber algo catastrófico, es probablemente quien gane las elecciones del 1 de julio.

¡Que comiencen los juegos del hambre!