La publicación de dictámenes de procedencia emitidos por la Comisión de Procesos Internos del PRI, dejó fuera de la posibilidad de contender por una diputación federal a 19 priistas. Según los usos y costumbres, esto quiere decir que los que tuvieron su dictamen de procedencia tienen casi un pie dentro de la candidatura.

 

El Distrito 11 será para Ramón Fernández Solana, ex secretario particular de Mario Marín y, salvo el Distrito 12 que aún no tiene candidato definido, la puja sigue entre la hija de la embajadora Blanca Alcalá, la regidora con licencia Karina Romero, y su colega, el combativo Iván Galindo Castillejos.

 

Cabe señalar que figuras como el ex diputado por Teziutlán, Víctor Díaz Palacios, quedó fuera de la puja por el tricolor, en días recientes se dejó fotografiar junto al ahora morenista Fernando Manzanilla Prieto.

 

Sorpresivamente el día de ayer también se registró, de último momento, como precandidato a Gobernador, el inefable Álvaro Alatriste, alias “el Mostro”.

 

Llama poderosamente la atención el acarreo de al menos 70 autobuses que se apostaron sobre el tianguis de Los Lavaderos y la Diagonal Defensores de la República, donde realizaron un mitin de apoyo al ex edil de Tehuacán.

¿De parte de quién? se preguntaban diversos priistas, ¿Será acaso que el “morenogalicismo” comenzó con la operación para dividir la tan dichosa unidad priista?

 

Los casos de Sergio Salomón Céspedes en Tepeaca, Carlos Morales en Huejotzingo, Víctor Días Palacios en Teziutlán y el anteriormente mencionado Álvaro Alatriste pueden considerarse como el inicio de una desbandada de proporciones mayúsculas.

 

Nos queda claro que el precandidato Enrique Doger es un viejo lobo de mar que no se dejará amedrentar y mucho menos chantajear.

 

Estas fricciones internas, de ser soslayadas terminarán siendo una ruptura que hundirá al partido en el tercer lugar electoral.

 

El acarreo de Barbosa: A través de un video difundido en El Universal se vio al Senador con licencia, Luis Miguel Barbosa, pidiendo a sus operadores gente para movilizarla al evento que tendrá Andrés Manuel López Obrador en Xicotepec.

 

¿De qué se espantan los otros partidos cuando todos recurren a esa antiquísima práctica?