José Antonio Meade Kuribreña realizó nuevos nombramientos dentro de su equipo de campaña, mismos que dan varias lecturas para quienes nos dedicamos al análisis político. La incorporación, en una responsabilidad específica, del ex secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, deja más dudas que certezas. Empezando porque se le aprecia disgustado en la fotografía en la que salen los demás nombramientos, siguiendo por la tarea que realizará al coordinar la campaña de los senadores priistas. No es de extrañarse que sea él quien coordine esta área, debido a que, dentro de sus negociaciones, para bajarse de la candidatura presidencial, estuvo precisamente su incorporación al Senado en los primeros lugares de la lista plurinominal del PRI; a su vez, en varias entidades federativas, como en la nuestra, la primera fórmula fue para uno de sus incondicionales, léase Juan Carlos Lastiri Quirós.

En los corrillos políticos se corrió la versión de que el canciller Luis Videgaray también tendría un escaño garantizado, la misiva hizo que Osorio mostrara su inconformidad con el candidato Meade, “No cabemos en el mismo espacio”, dicen que mencionó el hidalguense. Bajo esta lógica, es que la designación del ex secretario de Gobernación tomó fuerza el día d hoy, quien seguramente se perfilará como coordinador de los senadores priistas, una vez que rindan protesta. Dentro de los nombramientos, también destaca la presencia de políticos probados como Manlio Fabio Beltrones Rivera; la ex embajadora en Brasil, Beatriz Paredes; el ex gobernador de Guerrero y subsecretario de Gobernación, René Juárez Cisneros, la diputada federal Carolina Viggiano Austria, quien fuera coordinadora de campaña a gobernador de Miguel Ángel Osorio; y Mariano González Zarur, ex gobernador de Tlaxcala. Ellos serán quienes se harán cargo de coordinar la campaña de José Antonio Meade en las cinco circunscripciones en las que se divide electoralmente el país. Llegó la caballería pesada al equipo de Meade.

Ricardo Anaya, en serios aprietos Se destapó la cloaca de la corrupción de la compra-venta de una propiedad del candidato de la coalición PAN-PRD-MC, Ricardo Anaya Cortés. Cada día le aparecen más casos de propiedades y cuentas bancarias con recursos de procedencia desconocida. Esto parece la punta del iceberg de lo que le tienen reservado a Anaya, en pleno periodo de intercampañas le estalla un escándalo más. Bien dice el dicho: Cuando se tiene la trompa larga, la cola debe ser corta.