El día de hoy viene a Puebla el candidato presidencial priista, José Antonio Meade Kuribreña, a la Asamblea Estatal de delegados que, dentro de sus puntos principales, destaca la toma de protesta de Enrique Doger Guerrero como candidato a gobernador. Esta visita es la segunda que realiza Meade a la entidad y que, a decir de los propios priistas, es necesaria mayor presencia de la dirigencia nacional, dado que las cosas no pueden estar más de cabeza. Ante el nulo interés del todavía presidente Enrique Ochoa Reza con el priismo local, las decisiones han recaído casi en su totalidad en el dirigente Jorge Estefan Chidiac. Se dice en los pasillos del edificio de la diagonal, que las imposiciones que ha realizado en la designación de candidatos, han generado todo tipo de discrepancias, fugas masivas y traiciones al por mayor.

El PRI, si quiere tener oportunidades reales para recuperar la gubernatura, debe solucionar cuanto antes las divisiones internas, producto de la actuación de Estefan. De otra manera, el partido llegará muy debilitado a una elección que es inédita por ser concurrente con el proceso electoral federal. Hoy se verá si Meade viene a impulsar la candidatura de Doger, o sólo viene a cumplir y no pelearse con su aliado y amigo Rafael Moreno Valle. De ser así, el PRI estaría desperdiciando el perfil competitivo, con discurso y trayectoria que tiene el ex rector Enrique Doger Guerrero.

La cita es a las 16 horas en el auditorio del Complejo Cultural Universitario de la BUAP.