El 18 de noviembre de 2013, Josefina Vázquez Mota afirmó que el Partido Acción Nacional (PAN) se volvió tan corrupto como el Revolucionario Institucional (PRI).

En una disertación publicada en su blog y en su página de Facebook, que titula “La hora de reconstruir el PAN”, la candidata presidencial que llevó a éste a perder el poder y al tercer lugar en las elecciones de 2012, afirma que su partido se igualó al PRI.

“Los priistas no cambiaron: son los mismos. Pero cuando nos vemos hacia adentro, los panistas no podemos ignorar una realidad que lastima y que nos ha provocado pérdidas electorales, pérdida de credibilidad y de confianza, pérdidas de militantes que no se reafiliaron por decepción y hartazgo. Tenemos que reconocer que nosotros sí cambiamos: dejamos de ser el partido de la ética y la seriedad y comenzamos a emular al partido de siempre, ese que jamás cambiará”.

Añadió: “Cuando la corrupción y el poder e intereses de ciertos grupos se impusieron a los principios, al interés de miles de ciudadanos y al interés superior que es México, entonces los ‘otros’ encontraron en sus contrapartes el camino para hacer de la política el soborno y la rendición. Dentro de la propia casa del PAN a nivel municipal, estatal, y desde la propia dirigencia, en diversos momentos, se consintieron atropellos y también se protegieron”.

En 2013, Vázquez Mota no se decidía en inscribe para contender por la presidencia del PAN, luego de ausentarse del país varios meses creó su fundación “Juntos Podemos” que ha recibido cerca de 900 millones de pesos del actual gobierno federal de Enrique Peña Nieto.

Ahora en 2017, Josefina Vázquez Mota regresa y por fin decidió registrarse para buscar la gubernatura del Estado de México por el Partido Acción Nacional (PAN), después de meses de indecisión y de exigir condiciones para ser ungida como candidata por “designación” de la dirigencia de su amigo Ricardo Anaya.

Hace unas semanas el diario El Universal dio a conocer una investigación en la que relata que el viernes 20 de enero, en la residencia oficial de Los Pinos, Ricardo Anaya Cortés tuvo una reunión secreta con Enrique Peña Nieto.

Dos horas después, al salir de la casa presidencial, los panistas llevaban bajo el brazo dos acuerdos y un pacto rumbo al 2018: Josefina Vázquez Mota sería candidata al Estado de México y el PRI reconocería su eventual triunfo; y para la elección presidencial, Peña y su partido ofrecían apoyo al PAN para ayudarlo a ganar la presidencia y evitar así un posible triunfo de Andrés Manuel López Obrador.

Se sellaba así “el pacto de Los Pinos” en el que como en 2006 y 2012 panistas y priístas identificaban como su enemigo común a López Obrador y se comprometían a unir fuerzas, en una alianza de facto, contra el tabasqueño. Un par de gobernadores panistas confirmaron la versión que escucharon directamente de Ricardo Anaya, habría sido Peña Nieto quien pidió unir fuerzas en 2018 para impedir lo que en este momento registran todas las encuestas: que el presidente y virtual candidato presidencial de Morena se alzaría con el triunfo en una elección presidencial ante la distancia cada vez mayor que saca al resto de los aspirantes.

 

 

Texto publicado originalmente en: Regeneración