El embajador de México en Uruguay, Francisco Agustín Arroyo Vieyra, está en el ojo del huracán por presuntamente esconder una gran cantidad de dinero en una cuenta de un banco que ha sido motivo de escándalo por lavar dinero del narco así como para depositar sobornos.

El embajador guardó dinero en la Banca Privada d’Andorra (BPA), donde ocultó 1.2 millones de dólares.

Durante 2012 y 2013, el embajador presidió la Mesa Directiva de la Cámara de los Diputados y cobró en el depósito del Principado de Andorra de un despacho de abogados de Ciudad de México.

Si bien, el diplomático sí reconoce el pago pero asegura que fue por un trabajo que, dice, no puede revelar. No obstante, sostiene que fue “un error” cobrar los fondos en Andorra.

Las autoridades andorranas intervinieron a BPA, además de que sus principales directivos fueron procesados por corrupción después de que Estados Unidos alertara de que cárteles de la droga de México y Colombia utilizaban la institución financiera para lavado de dinero del narco, así como ha sido utilizada para pagar comisiones ilegales a políticos de Europa y América, como la brasileña Odebrecht.

La cuenta de Arroyo Vieyra se abrió entre 2011 y 2012 y permaneció operativa a su nombre, al menos, tres años.

Por su parte, el funcionario afirma que, luego de cerrar el depósito, regularizó su situación y declaró sus ingresos a Hacienda.

Texto publicado originalmente por: LaNetaNoticias