El nivel de participación ciudadana en estas elecciones federales intermedias es el más alto en lo que va del siglo XXI, aunque sigue siendo menor a los niveles registrados en la década de 1990

Expansión Política

La elección federal intermedia de este domingo para renovar la Cámara de Diputados tuvo una participación ciudadana de 52.67% de los 93.3 millones de electores del país, según los datos publicados al cierre del Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) la noche de este lunes.

Esa cifra es superior en casi 5% a la correspondiente a la elección federal intermedia anterior, en 2015, cuando la afluencia a las urnas fue de 47.7%.

La participación también supera a la que hubo en las elecciones federales intermedias de 2009 (44.8%) y 2003 (41.3%), pero se queda muy lejos de lo registrado en 1991 (66.0%) y en 1997 (57.7%).

Marco Baños, exconsejero del Instituto Nacional Electoral (INE), reconoció que la participación en una elección intermedia generalmente registra porcentajes inferiores a los de una contienda presidencial.

Cada renovación de la Presidencia de la República genera una alta expectativa, sobre todo después de la alternancia del 2000, con la llegada del PAN al Poder Ejecutivo, y también en 2012 con el regreso del PRI y en 2018 con el triunfo de Morena.

Baños, experto en temas electorales, resaltó la importante movilización de ciudadanos este domingo, a pesar de factores contrarios como la pandemia de COVID19, la violencia en algunas regiones del país y los constantes ataques del presidente Andrés Manuel López Obrador contra el árbitro de la contienda.

 

Participación ciudadana: una lectura

 

Si bien la participación no fue tan alta como en la década de los 90, Baños resaltó que volvió a superarse el umbral del 50% del electorado.

“El tema de la participación llama la atención porque, al final, logramos sobrepasar de nueva cuenta el 50% en una elección federal intermedia, esto es, estamos en el 52%, y es una gran noticia que los ciudadanos hayan ido nuevamente a las urnas”, anotó el exconsejero.

Para Baños, la mayor afluencia a las urnas refleja solidaridad de la ciudadanía con los 1.4 millones de personas que integraron las mesas de casilla, así como un rechazo a la violencia como forma de expresión en la democracia.

“Yo pienso que la elección del 2024, que es presidencial, va a sobrepasar un 64%”, estimó.

Según registros del INE, la participación ciudadana en la elección presidencial de Felipe Calderón, en 2006, se ubicó en 58.6%; la de Enrique Peña Nieto, en 2012, en 63.1%, y la de López Obrador, en 2018, en 63.4%.

Baños destacó también que algunas entidades tuvieron un nivel de participación alto, como Guerrero, con 53.28%.

Mensaje contra “la aplanadora”

A juicio de Baños, “Morena se sentía una aplanadora”, pero ahora que perdió la mayoría en la Cámara de Diputados, según los resultados disponibles, tendrá que negociar con la oposición.

“(El partido) sentía la protección de la Ciudad de México como un enorme bastión y arropaban en ese bastión a la jefa de gobierno y a la candidatura presidencial, pero ahora hay elementos nuevos: perdió la CDMX; sin duda, Claudia Sheinbaum es la gran perdedora en estas elecciones”, dijo.

Lorenzo Córdova, consejero presidente del INE, destacó en conferencia de prensa que la participación histórica del 52.67% en las elecciones de este domingo dio “una gran lección a quienes amagaron y presionaron” a las instituciones electorales.

“Para el INE, la jornada electoral del día de ayer representa una expresión del intenso pluralismo político que se ha enraizado en nuestro país y que caracteriza a nuestra democracia”, dijo.