Tras llegarse al 51% del escrutinio, la divulgación de datos sobre las elecciones presidenciales de Honduras del domingo se detuvo por más de 24 horas

 Este martes a las 10:45h, por fin reflejó una nueva actualización, aunque con un avance en el escrutinio de apenas dos décimas. A mediodía, con más del 52% computado, Castro contaba con el 53.49% de votos y Asfura el 33.89%

LAS AUTORIDADES ELECTORALES no han dado aún a ningún candidato por vencedor de manera oficial, y el PN ya dijo que no se pronunciará hasta contar con los resultados finales, lo que podría demorar varios días

 

BBC

Cuando sólo se contaba con el 16% de actas escrutadas y con una diferencia de casi 20 puntos porcentuales sobre su rival, la candidata del izquierdista Partido Libertad y Refundación (Libre), Xiomara Castro, proclamó su victoria la misma noche del domingo.

Sin embargo, el oficialismo, liderado por Nasry Asfura, del Partido Nacional (PN), aún contemplaba un vuelco en los datos.

A primera hora del lunes, con el 51.45% escrutado, los datos actualizados siguieron mostrando la misma tendencia. Sin embargo, más de 24 horas después, el sistema no mostraba ni un solo cambio en las cifras de recuento.

Este martes a las 10:45h, por fin reflejó una nueva actualización, aunque con un avance en el escrutinio de apenas dos décimas. A mediodía, con más del 52% computado, Castro contaba con el 53.49% de votos y Asfura el 33.89%.

Las autoridades electorales no han dado aún a ningún candidato por vencedor de manera oficial, y el PN ya dijo que no se pronunciará hasta contar con los resultados finales, lo que podría demorar varios días.

Pero ¿por qué está siendo tan lento el escrutinio de votos?

EL “APAGÓN” DE 2017

El proceso de recuento es trascendental en Honduras, especialmente tras las acusaciones de fraude que hubo durante el escrutinio de las elecciones de 2017 en las que fue proclamado ganador por segunda vez consecutiva Juan Orlando Hernández (PN).

Entonces, una “caída del sistema” paralizó la carga de información del recuento. En ese lapso, la tendencia cambió y Hernández pasó de ir perdiendo en el escrutinio a superar a su adversario, Salvador Nasralla, ahora candidato a vicepresidente por Libre.

Esto provocó la convocatoria de grandes protestas que dejaron decenas de muertos y que la Organización de Estados Americanos (OEA) recomendara repetir las elecciones ante la “falta de garantías y transparencia”, algo que nunca ocurrió.

El PN argumentó siempre que ese cambio en la tendencia se debió a la llegada algo más tardía de votos desde zonas rurales, donde tradicionalmente cuenta con gran apoyo. Ahora, parece tener esperanza de que ocurra lo mismo.

“Esta es una elección muy similar a la de 2017, muy similar en cuanto a departamentos ganados, departamentos perdidos; municipios ganados, municipios perdidos; la tendencia urbana, la tendencia rural que no entró en ese informe del Consejo Nacional Electoral (CNE)”, dijo el domingo el miembro del PN Antonio Rivera, según publicó el portal Expediente Público.

 

LENTA LLEGADA DE ACTAS

Pero, pese a que los resultados de este domingo no se actualizaron públicamente por más de 24 horas, la situación no es comparable a la de 2017. Esta vez no hubo ningún “apagón” que impidió la transmisión de votos, sino que el recuento continuó siguiendo el proceso dictado por el CNE (Consejo Nacional Electoral).

El organismo aclaró que la cifra que permaneció sin actualizar desde primera hora del lunes corresponde al trabajo realizado a través del sistema de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP), que sólo incluye los votos de un número limitado de centros de votaciones y que se realizó “con éxito”, según el CNE.

“A las nueve de la mañana bajamos el sistema, su trabajo que era divulgar resultados preliminares ya concluyó, y a partir de hoy (lunes) en horas de la tarde pasamos al modo de escrutinio”, explicó a la agencia AP el ingeniero en sistemas del CNE, Gerardo Martínez.

Por lo tanto, el organismo espera desde entonces a que vayan llegado a sus instalaciones en Tegucigalpa las actas que no fueron transmitidas desde cada centro de votación para procesarlas ante representantes de los distintos partidos y reiniciar la actualización de resultados, lo que puede demorar más tiempo cuando proceden de las zonas más alejadas y peor comunicadas en el país.

“(Las actas) Serán incorporadas al sistema conforme vayan ingresando las maletas electorales y los kits tecnológicos a las instalaciones del INFOP, desde donde serán escaneadas y procesadas”, comunicó el CNE.

La lentitud en el escrutinio de procesos electorales en Honduras no es nueva. Dos días después de celebrarse las primarias del pasado mes de marzo, el CNE no había transmitido los primeros resultados oficiales, lo que generó incertidumbre.

Una muestra de que, por el momento, el proceso actual de recuento para la elección presidencial transcurre dentro de lo esperado es el hecho de que ninguno de los dos principales partidos haya llamado a protestas como en 2017 por la lentitud del recuento o la paralización en la actualización de resultados: ni el PN por sus datos desfavorables ni Libre ante el temor de que pudiera repetirse una situación similar a la de 2017.

Por su parte, aún sin conocer los resultados finales, los candidatos del PN a las alcaldías de las dos principales ciudades del país, Tegucigalpa y San Pedro Sula, ya reconocieron públicamente su derrota frente a Libre.

DENUNCIAS EN VOTACIONES AL CONGRESO

Sin embargo, el candidato a vicepresidente de Libre, Salvador Nasralla, sí denunció supuestas irregularidades en las votaciones al Congreso, cuyo control es trascendental para la elección de organismos clave en el país como la Corte Suprema.

Vía Twitter, Nasralla acusó al CNE de estar “modificando actas y votos para diputados” porque el PN “está pidiendo cuotas de poder”, del que dijo que incluso estaría ofreciendo sobornos para conseguir más representantes en la Cámara.

“Hay FRAUDE para diputados en Honduras. ¿Cómo es posible que 21 horas después de la elección sólo esté subido el 5% de las actas de Francisco Morazán (el departamento donde se encuentra la capital hondureña)?”, preguntó este lunes, antes de exigir “vigilancia” sobre los camiones que trasladan las actas hacia Tegucigalpa desde otras zonas del país.

Preguntada sobre estas acusaciones, la propia representante de Libre en el CNE, Rixi Moncada, pidió en cambio “responsabilidad y paciencia” a todos los candidatos por el retraso en la actualización de datos.

“No vamos a hacer caso de caprichos o de querernos imponer mecanismos para la lectura de la voluntad popular (…). No hay un tan sólo dato que aquí se vaya a ocultar porque las actas, una por una, en el orden que van llegando, serán divulgadas”, aseguró, según publicó el diario El Heraldo.

Moncada insistió en que algunos resultados no pudieron procesarse aún porque todavía hay maletas con actas de camino hacia Tegucigalpa. “Tendrán espacio para las impugnaciones, pero no se vale intentar desacreditar un proceso que ha sido íntegro, limpio”, respondió.

 

POSICIÓN DE LOS OBSERVADORES INTERNACIONALES

Estados Unidos, gran aliado del país centroamericano, hizo un llamado similar de “calma y paciencia” mientras el CNE sigue con el conteo de votos, tras una jornada electoral sobre la que observadores internacionales destacaron su desarrollo “tranquilo” y la alta participación.

La jefa de la misión de la Unión Europea en Honduras, Željana Zovko, también destacó estos puntos en un primer informe publicado este martes, aunque criticó los niveles de violencia política durante la campaña y el abuso de uso de recursos del Estado durante la misma como la distribución de bonos de ayuda social.

Según la UE, “la transmisión fluida de resultados electorales preliminares aumentó la transparencia y la confianza, aunque estuvo limitada a la mitad de los centros de votación”.

Sobre la falta de actualizaciones de resultados durante tantas horas, sin embargo, Zovko se preguntó cómo podría haber afectado si la diferencia de votos entre los dos candidatos fuera más ajustada.

En las reñidas y polémicas elecciones de 2017, Hernández fue declarado ganador por sólo 50,000 votos. En el conteo actual, sin embargo, la diferencia entre Castro y Asfura es de momento de más de 350,000.