La Banca Privada de Andorra rechazó el dinero de la exdirigente sindical de los maestros mexicanos tras analizar informaciones periodísticas sobre su “inexplicable riqueza”

Expansión Política 

En 2012, cuando aún dirigía el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), Elba Esther Gordillo Morales trató de abrir una cuenta con 6 millones de dólares en la Banca Privada de Andorra (BPA), pero fue rechazada por irregularidades en el patrimonio.

Lo anterior fue dado a conocer este martes por el diario español El País , que cita documentos de la BPA que dan cuenta de la solicitud de la exdirigente magisterial y las investigaciones que se realizaron por parte de la entidad bancaria.

De acuerdo con El País, Elba Esther Gordillo planeaba transferir los 6 millones de dólares a través de una empresa holandesa controlada por la sociedad fiduciaria Grupo Fidemont, una de las firmas a las que también recurrió Juan Ramón Collado, quien fue abogado del expresidente Enrique Peña Nieto y hoy se encuentra preso, para esconder hasta 120 millones de dólares.

La sindicalista estaba preparada para justificar la transferencia del dinero desde México a la firma holandesa como un supuesto “pago a la exportación”. Y, para convencer a la BPA de la legalidad de los fondos entregó una copia de su pasaporte, el testamento de su madre y documentos mercantiles de las compañías por donde circularía su capital antes de aterrizar en el país europeo.

Cuando el comité de prevención de blanqueo de la BPA —el órgano del banco encargado de autorizar la apertura de cuentas de “clientes de riesgo”— rechazó admitir a Gordillo tras analizar informaciones periodísticas sobre su “inexplicable riqueza”.

El banco también destacó, según un documento interno, la “falta de transparencia” en la gestión de las ayudas recibidas por el SNTE durante los sexenios de Carlos Salinas de Gortari (1988-1994), Ernesto Zedillo (1994-2000), Vicente Fox (2000-2006) y Felipe Calderón (2006-2012).

Para justificar su riqueza, Elba Esther Gordillo dijo a la BPA que el dinero procedía de la herencia de su madre, Zoila Estela Morales Ochoa, una maestra rural en las comunidades indígenas de Chiapas y fallecida en 2009.

Aunque a la exdirigente sindical se le negó la apertura de la cuenta bancaria, un juzgado de Andorra la investiga desde 2013 por su presunta conexión con otra cuenta en Andbank, con 604,775 dólares y cuyos titulares son los hermanos mexicanos Álvaro y Laura Victoria Quintana Díaz; el primero fue asesor financiero del SNTE.

Marcos del Toro, abogado de Gordillo, afirmó a El País que su clienta “no pretendió jamás abrir una cuenta allí, ni tiene cuentas en Andorra. Desconocemos si alguien lo intentó en su nombre”.

El supuesto plan para abrir una cuenta bancaria en Andorra se llevó a cabo 10 meses antes de que Gordillo Morales fuera detenida en el Estado de México por desvío de recursos, fraude fiscal, delincuencia organizada y lavado de dinero.

La entonces Procuraduría General de la República (PGR, hoy Fiscalía) la acusó de desviar 2,000 millones de pesos del SNTE a través de un entramado de cuentas bancarias en Estados Unidos, Suiza y Liechtenstein. Cinco años después de su arresto, “la Maestra” fue absuelta de los cargos.