El 24 de marzo de 2016 se puso a la venta, en China, uno de los smartphones más populares de aquel país, el OPPO R9.

El debut de este smartphone, se convirtió en el más popular del año, incluso, llevó a revolucionar el mercado pues de acuerdo con cifras oficiales, sus ventas fueron por 17 millones de unidades durante el año pasado, lo que es equivalente a un 4 por ciento del mercado total.

Esta es la primera vez en cuatro años que el iPhone deja de ser el dispositivo más vendido, al terminar con solo el 2 por ciento del mercado total y un retroceso de 21 por ciento respecto al año anterior.

Así, OPPO se convirtió en el cuarto mayor fabricante de teléfonos móviles del mundo a pesar de que su proceso operativo es mucho menor que competidores como Huawei.

 

Texto publicado originalmente en: Lopez-Doriga