El Economista

 

Como parte de la propuesta de cambios fiscales del Paquete Económico 2022, la Secretaría de Hacienda incluyó la implementación del Régimen Simplificado de Confianza (Resico), con la entrada en vigor del nuevo régimen, que es opcional, se busca simplificar el pago de impuestos y la administración, configurándose como un régimen de impuesto sobre ingreso bruto, sin deducciones, pero con tasa progresiva máxima de 2.5%.

Las personas físicas con ingresos de hasta 3.5 millones de pesos al año podrán acceder a él. De acuerdo con la SHCP, hay cerca de 10 millones de personas físicas con actividad empresarial elegibles para el régimen. Para personas morales, el límite es de 35 millones de pesos al año.

 

Resico será crucial en recaudación

La Iniciativa de la Ley de Ingresos de la Federación establece una recaudación de 3 billones 944 mil millones de pesos para 2022, un aumento de 7.7% frente lo aprobado para 2021. La base de esta recaudación será el ISR, ya que se esperan ingresos por 2 billones 73 mil millones de pesos.

Janneth Quiroz, subdirectora de análisis económico en Monex, explicó que el Resico aumentará la base gravable, lo que llevará a un mayor cobro de ISR.

De acuerdo con Raquel Buenrostro, jefa del SAT, en países donde se han adoptado medidas similares la base de contribuyentes ha crecido entre 15% y 30% en un plazo de 3 a 5 años. Para el caso de México, la funcionaria espera un crecimiento de entre 15% y 20%.

Luis Pérez de Acha, experto en derecho fiscal, explicó la doble función del Resico. Por un lado, aumentará la recaudación inmediata al hacer que más contribuyentes que actualmente no pagan ISR comiencen a hacerlo. Por otro lado, más contribuyentes se darán de alta y quedarán bajo el control de las autoridades fiscales para los próximos años.

 

No habrá deducciones para personas físicas

El Resico ha dado mucho de qué hablar ante las bajas tasas de cobro del Impuesto sobre la Renta (ISR) que se proponen para las personas físicas; sin embargo, la letra chica de dicho régimen es que no existirán deducciones para este tipo de contribuyentes.

“No se permite ninguna deducción por las tasas tan bajas de 1 y hasta 2.5% (…) Son tasas bajas de ISR sobre aplicación directa de los ingresos para determinar el impuesto, no hay deducciones, aunque generes gastos, no las podrán disminuir del impuesto para efectos del cálculo”, comentó Diamantina Perales, presidenta del Instituto Mexicano de Contadores Públicos (IMCP).

Explicó que las modificaciones que plantea el nuevo régimen establecen que los contribuyentes determinarán los pagos de sus impuestos sin incluir el Impuesto al Valor Agregado y sin aplicar deducción alguna.

De acuerdo con lo presentado en la Iniciativa de Ley de Ingresos de la Federación (ILIF), las nuevas tasas para las personas físicas oscilan entre 1 y 2.5 por ciento. Si una persona física gana hasta 300,000 pesos la tasa será de 1%; hasta 600,000, de 1.1%; hasta 1 millón, de 1.5%; hasta 2.5 millones de 2.0%; y hasta 3.5 millones de 2.5 por ciento.

En este contexto, Patricia López, integrante de la comisión fiscal de Coparmex, dijo a El Economista que las tasas de ISR son accesibles; sin embargo, las personas físicas se tendrán que olvidar de las deducciones bajo este nuevo régimen.

Precisamente, un día después de que se presentó el Paquete Económico, Raquel Buenrostro, jefa del SAT, dijo en conferencia de prensa, que “por un desconocimiento de la ley, terminaban pagando más los que menos tenían, y los que más tenían incluso terminaban hasta con saldos a favor con cosas desproporcionadas e inexplicables como poco ingreso y mucho gasto”.

 

Qué se puede deducir

Actualmente una persona física puede deducir bienes personales en su declaración anual como honorarios médicos, dentales o colegiaturas. Se pueden deducir hasta 15 Unidades de Medida y Actualización (UMAs), que equivalen a 163,000 pesos al año.

Además, dentro del Régimen de Incorporación Fiscal, que se plantea desaparecer, se permite deducir la renta de locales donde se realiza la actividad; energía eléctrica, Internet o telefonía debidamente acreditados mediante el Comprobante Fiscal Digital por Internet así como artículos de papelería y gasolina.

 

Personas Morales

Los especialistas aclararon que las personas morales que tributen bajo este régimen de confianza sí podrán deducir ISR. Además, su ISR será calculado de acuerdo a sus ingresos efectivos y no con base en su facturación.

La presidenta del IMCP explicó que “a las empresas que inviertan en naves industriales o en maquinaria para ampliar su fuerza productiva y generen empleo, se les permitirá deducir el activo fijo en menos años. Esto es bueno porque disminuyen la base para el ISR y sobre todo porque están enfocadas a un crecimiento económico al generar mayor empleo”.