Eduardo Sánchez

Sólo 43 días separan a Puebla de uno de los cambios menos esperados en la política de los últimos años, pues los partidos derechistas pasarán a ser minoría en la Legislatura entrante, lo que avizora un panorama de rupturas en dichas instituciones. Tanto el PAN como el PRI pasarán a ser oposición, este último, siendo el más afectado. Un resultado que emana desde los partidos y no tanto por la aceptación de la gente, así lo han reconocido diversos actores. En cuanto al tema de Legislatura, columnistas y algunos políticos han declarado que, a los próximos representantes, les espera una ardua tarea para poder mantener acuerdos, así como saber jugar dentro de un Congreso, donde la mayoría es de izquierda. Sin embargo, no hay que olvidar que, a nivel nacional, tras la derrota de Ricardo Anaya, se avistaba una guerra interna, aunque aliados de Anaya conservaran el control en el CEN, la nueva corriente del morenovallismo a nivel nacional se avecina, aunque con una victoria cerrada por parte de Martha Erika Alonso. Juan de Dios Andrade, en su columna del 16 de julio, indica que Moreno Valle y su rivalidad con Calderón, podría causar una ruptura del partido que lleve de nueva cuenta a Margarita Zavala a buscar la presidencia en 2024. Así como la apertura de un camino para aquellos priistas que piensan abandonar el partido tricolor y se puedan reagrupar en las filas de Acción Nacional, este ha sido uno de los temas que han tocado algunos representantes del PRI en Puebla.

PAN

Diputados como Juan Pablo Regordosa han preferido mantener hermetismo sobre los cambios que se avecinan dentro de Acción Nacional, apuntando a que los cambios de dirigencias se deben más a los estatutos que a una mala actuación de los líderes. Asimismo, ha señalado que los próximos seis legisladores tienen la tarea de continuar proyectos y buscar el avance de los poblanos. Por otro lado, Pablo Montiel ha declarado que el partido ha sabido jugar como oposición en administraciones pasadas, por lo que confía en los diputados electos para que, durante el próximo periodo, se logren generar acuerdos que ayuden al desarrollo de los poblanos. También, hizo un llamado para que, antes de votar por un nuevo Dirigente Estatal, se hagan consultas internas con la finalidad de tomar en cuenta a un gran número de militantes que exigieron un cambio en la forma de llevar al partido. En este mismo camino se encuentra el Partido Revolucionario Institucional, del que cabe recordar, nació como un partido de “izquierda”, de revolución y que no tardó mucho en tomar el poder absoluto del país.

PRI

Por otro lado, el partido con menor número de diputados locales (sólo 4), sigue sin poder concretar diálogos con el resto de los legisladores, aunque ya han presentado una agenda para los primeros días. Así lo declaró Rocío García Olmedo a este medio, quien puntualizó que será la experiencia política lo que llevará a los diputados de dicho partido a trabajar de manera eficiente, además de buscar mantener el diálogo constante con el resto de las fuerzas para lograr concretar acuerdos políticos a fin de mejorar en el trabajo legislativo. En los trabajos de agenda de la bancada priista se encuentran, en primer plano, revisar aquellos temas en los que el Congreso ya tiene desacato, derivado en que no se llevarán a cabo las reformas o resolutivos que la Suprema Corte de Justicia de la Nación le hizo. Cabe resaltar que ninguno de los diputados que compone la coalición Juntos Haremos Historia, hasta el momento, ha dado apertura para la entrega-recepción, así como para discutir temas como el paquete de presupuesto 2019 con sus similares.