Aún no  está definido todo en este duelo de Champions League, el partido de vuelta podría cambiarlo todo

Marco Escamilla C.
Fotografías: Reuters

La tarde de este miércoles el Porto derroto 2-1 a la Vecchia Signora en el Estadio Do Dragão, en el partido de ida de los octavos de final de la Champions League.

Poco tiempo tardaron los locales en ponerse a la cabeza pues al minuto de iniciar lograron la primera anotación después de presionar al defensivo Rodrigo Bentancur, quien al buscar a su arquero regala la pelota a Taremi y aprovechó y concretó la anotación.

Durante el resto del primer tiempo, continuaron las claras intenciones de anotación por parte de ambos equipos. Una de las acciones que sorprendió fue cuando, por el lado de la Juventus, Adrien Rabiot buscaba concretar una chilena pero ésta terminaba en las manos de Agustín Marchesín.

Para la segunda parte del encuentro el Porto colocaba el marcador 2 a 0, después de que Wilson Manafá mandara un pase filtrado a Moussa Marega que mandaría el esférico al fondo de la red.

Aunque el resultado parecía definitivo la Juventus no se rendía y a 10 minutos de finalizar el encuentro, Adrien Rabiot daba el pase con el que Federico Chiesa colocaría el gol de la honra.

Sólo un gol lleva de ventaja al equipo del Tecatito Corona que fue pieza importante en este encuentro y que buscará el próximo 9 de marzo mantener la superioridad en el marcador y así dar el paso a la siguiente ronda.