• El pontifice aseguró, “la violencia no resuelve los problemas, sino que aumenta el sufrimiento innecesario”, tras expresar su dolor por el asesinato de los dos religiosos jesuitas

Expansión Política

El Papa Francisco expresó este miércoles su “consternación” por “tantos asesinatos en México” que causan un “sufrimiento inútil”, tras la muerte violenta de dos jesuitas y un laico el pasado lunes en el municipio de Urique, Chihuahua.

“Expreso mi dolor y consternación por el asesinato en México, anteayer, de dos religiosos, mis hermanos jesuitas, y un laico. Tantos asesinatos en México”, dijo el pontífice al término de la audiencia general ante miles de fieles reunidos en la plaza de San pedro del Vaticano.

“Me acerco con afecto y oración a la comunidad católica afectada por esta tragedia. Una vez más repito que la violencia no resuelve los problemas sino que aumenta el ‘sufrimiento inútil'”, añadió Francisco.

Las autoridades del estado de Chihuahua prometieron este martes “hacer justicia” tras el asesinato de los dos sacerdotes jesuitas el lunes en Urique: Javier Campos Morales, de 79 años, y Joaquín César Mora Salazar, de 80.

De acuerdo con la información oficial recabada, los hechos sucedieron en la tarde del lunes, cuando ambos intentaron auxiliar y brindar protección a un hombre que entró a la iglesia huyendo de personas armadas.

Después del ataque los cuerpos fueron retirados de la parroquia Francisco Xavier en Cerocahui, en Chihuahua, por lo que la propia comunidad jesuita en México exigió que sean recuperados.

“Condenamos estos hechos violentos, exigimos justicia y la recuperación de los cuerpos de nuestros hermanos que fueron sustraídos del templo por personas armadas”, enfatizó la Compañía de Jesús en México.

La comunidad jesuita también destacó que los sacerdotes fueron asesinados “en el contexto de violencia que vive este país”, pues al menos siete sacerdotes han sido asesinados durante el gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Los asesinatos de ambos sacerdotes y un civil se enmarcan en una ola de violencia que se vive en México, pues se tiene registro de 33,316 homicidios en lo que va del año, después de los dos años más violentos de su historia, con 34,688 víctimas de asesinato en 2019 y 34,554 en 2020.