En 1977, una joven bailarina, estudiante de danza de la Universidad de Michigan, en Estados Unidos, posaba desnuda para el fotógrafo Herman Kulkens.

Se trataba nada más y nada menos que de Madonna Louise Veronica Ciccone, hoy, reconocido mundialmente como “La Reina del Pop”.

Aún no tenía 20 años cuando se trasladó a Nueva York con el único objetivo de convertirse en una gran estrella. Las dificultades económicas la obligaron a desnudarse para mostrar su delgada figura ante la cámara.

Han pasado 40 años desde que Madonna decidió posar como “Dios la trajo al mundo” y cobró tan sólo 10 dólares por hora. Hoy, esas fotos valen miles de dólares.

Madonna

Después de 10 años de que fueran tomadas,  las fotos salieron a la luz. Más tarde, Bob Guccione, fundador de la revista Penthouse, las compró y las guardó hasta su muerte, en octubre de 2010.

De ahí en adelante, las imágenes cambiaron de manos en diversas ocasiones. Ahora son propiedad del empresario Jeremy Frommer y están valuadas en 30 mil dólares.

Texto publicado originalmente en: Publimetro