Eduardo Sánchez

Aquiles Córdova Morán es el Líder Nacional del Movimiento Antorchista, una organización social que se ha convertido en un negocio que se extiende por todo el país, pues, de la mano del PRI y de otros gobiernos, ha logrado hacerse de licitaciones federales, incluso, avanzar con la opción de expandir su poder. Reportaje El día que Antorcha Campesina Antorcha Campesina nació a principios de los 70 en Texcoco, en la entonces llamada Escuela Nacional de Agricultura, donde un profesor e ingeniero agrónomo, Aquiles Córdova Morán, participó en un movimiento estudiantil. Posteriormente, la fundación se dio en la Sierra de Puebla en 1974, lugar de nacimiento de Aquiles Córdova, con la intención de adecuar el Socialismo a las condiciones mexicanas, siguiendo corrientes como el Marxismo, Maoísmo, entre otras. Dando la cara por los pobres y los que viven en precariedad, comenzaron a ganar el apoyo de colonias populares, lo cual, masificó el movimiento, que no tardó en crear comités para distintas áreas y atraer a los campesinos como fieles creyentes, a pesar de que muchos de ellos habían sido marginados por no coincidir con las ideas de Córdova Morán.

La diversificación incluye a Antorcha Popular, Antorcha Estudiantil, Antorcha Obrera y Antorcha Magisterial que, junto con Antorcha Campesina, forman el Movimiento Antorchista. El movimiento de los pobres ha logrado hacerse de concesiones, franquicias o licitaciones, de acuerdo con la página electrónica de adquisiciones y proveedores del Gobierno Federal, misma que detalla que cuentan con 4 licitaciones de 30 años cada una con la Secretaría de Energía, a través de su Dirección General de Gas LP, casi todas, a partir del 2003. Así como en 2012, logró hacerse de 4 contratos más de parte de la Secretaría de Desarrollo Social, a través de Diconsa. Pero todo esto, llegó gracias a la adhesión al Partido Revolucionario Institucional en 1988, con quienes llegaron a identificarse en los propósitos reivindicatorios, sociales y políticos, según declararon en su momento algunos militantes. En la campaña de Enrique Peña Nieto estuvieron presentes para, después, obtener algunos de los contratos antes mencionados, mientras que, en las pasadas elecciones, el líder nacional expresó, de manera abierta, su apoyo al ex candidato José Antonio Meade Kuribreña. Sin embargo, no hay que olvidar que, en 2017, Córdova anunció a medios nacionales, la posibilidad de llevar a Antorcha Campesina a planillas en algunas elecciones, no sin antes amenazar al PRI con retirarle su apoyo. Pese a ser una mega organización con infraestructura nacional, Antorcha ha dejado de ser uno de los bastiones para cualquier partido, pues lo vivido en Tecomatlán fue como la daga clavada por su propia gente, al mostrar un resultado negativo y llevar a sus candidatos a la derrota. En dicho municipio, aspirantes de Antorcha a un cargo de elección popular, buscaron alcanzar dichos espacios junto con el PRD, un partido satélite del PRI que terminó por darles la espalda y quedar en manos del morenovallismo, lo que significó una gran pérdida no sólo para el movimiento, sino para el partido, que por poco pierde el registro.

Las últimas piezas que ha movido la asociación no dejan un claro futuro, columnistas locales han especulado la ruptura con el PRI y su búsqueda a otros partidos como Morena, a pesar de que Aquiles Córdova criticó y expresó su temor ante las primeras acciones que tomará el Presidente de la República electo, Andrés Manuel López Obrador. Aunque, finalmente, Sara Yolanda Reyes logró hacerse de Tecomatlán, los otros tres municipios en los que se colocaron candidatos antorchistas, vivieron la derrota, el más importante fue Atlixco, donde perdieron contra el PAN. Tras este panorama de declive de la familia Antorchista, porque hay que mencionar, casi todos los aspirantes a diputados federales, locales y alcaldes que son simpatizantes del movimiento Antorchista son familiares de Aquiles Córdova; ahora, se han dedicado a resaltar sus trabajos al interior del Estado. Esto, con la idea de mantener una imagen de unión y peso político en Puebla, aunque la realidad apunte a otro lado. Destacando obras en escuelas, entre otras, en Atlixco, en Xaltepec, Tecomatlán, Amozoc, Cholula y colonias populares de Puebla donde Antorcha busca nido.