El psicólogo José Gabriel Licea dijo que hay relación entre la violencia y el consumo de sustancias, pues de 69 casos de agresión atendidos, el violentador ingirió en 33 de los hechos, en nueve hubo consumo y en el resto tanto el agresor como la víctima ingirieron bebidas alcohólicas.

El consumo de alcohol es un factor constante que influye en actos de violencia. De acuerdo con un estudio realizado por la Secretaría de Salud en Puebla en los meses de agosto, septiembre y octubre reveló que 33 hombres contra 14 mujeres consumieron una bebida embriagante al momento de una agresión.

 

El psicólogo José Gabriel Licea dijo que hay relación entre la violencia y el consumo de sustancias, pues de 69 casos de agresión atendidos, el violentador ingirió en 33 de los hechos, en nueve hubo consumo de la mujer y en el resto tanto el agresor como la víctima ingirieron bebidas alcohólicas.

 

“Durante este periodo el fenómeno de la violencia se ve de esta forma, sí hay consumo de sustancias cuando hay violencia en muchos de los casos es verdad. Es importante ver aspectos que tienen que ver con el consumo responsable de sustancias porque al final se convierte en factor de riesgo para padecer o para ejecutar la violencia”, apuntó.

En el foro denominado Cuidado, prevengamos la violencia de género en la Universidad Iberoamericana Puebla, el psicólogo de la Secretaría de Salud indicó que tampoco el consumo de sustancias son la fuente de origen de la violencia sino las construcciones culturales.

“El alcohol y otras sustancias son agravantes de la violencia, no son origen”, aclaró.

 

Texto originalmente publicado por: Diario Cambio